De la revolución al fracaso: el DeLorean cumple 40 años

De la revolución al fracaso: el DeLorean cumple 40 años

Antes que “Volver al futuro” lo hiciera popular, el sueño de John DeLorean se desvaneció entre malas decisiones y unos cuantos fraudes.

No debe haber ningún fanático de los autos que no conozca al DeLorean. Sin embargo, su fama no viene de su éxito comercial sino de haber sido el protagonista principal de la trilogía de Volver al Futuro (entre 1985 y 1990, ver otros autos de la película).

Pero mucho antes de que el Doc Brown lo eligiera para ser su máquina del tiempo, el DeLorean fue un vehículo que salió a la venta en 1981, luego de varias ideas y vueltas que no finalizaron con la presentación comercial, sino que se intensificaron tanto que condenaron a la DeLorean Motor Company a declararse en quiebra solo un año después.

Este vehículo deportivo fue el sueño de John DeLorean (foto de apertura), un ex ejecutivo de General Motors que en 1975 fundó su propia compañía. DeLorean tenía un alto perfil y consiguió con cierta facilidad los fondos para financiar su proyecto, que mostró por primera vez en 1976 (primera foto de abajo).

Hay que decir que el DMC-12 (como se llamó en su etapa de pre producción) no solo era un sueño. Tenía buenos argumentos para convencer a los inversionistas: un exquisito diseño de Giorgietto Giugiaro (ver otros diseños del italiano), una llamativa carrocería de acero inoxidable sin pintar y sus puertas con estilo alas de gaviota.

Pero como toda automotriz nueva, DeLorean tuvo muchos inconvenientes para poner en marcha su sueño. La fabricación se montó en la ciudad Norirlandesa de Belfast, que vivía momentos de crisis por la guerra entre protestantes y católicos.

La producción se retrasó dos años por problemas de presupuesto e ingeniería, que contó con la participación de Colin Chapman, quien había llevado a Lotus a la cima de la Fórmula Uno.

El deportivo, llamado definitivamente DeLorean, tenía puertas alas de gaviota y solo dos lugares. Medía 4,27 metros de largo, 1,99 de ancho, 1,14 de alto (1,96 con las puertas abiertas) y 2,41 entre ejes.

El motor original debió ser un Wankel rotativo, pero finalmente llevó el V6 PRV (de Peugeot, Renault y Volvo) de 2.9 litros y 132 CV, lo que derivó en llevar el propulsor del centro a la parte trasera. La caja era manual de cinco o automática de tres marchas.

El nombre original DMC-12 fue elegido porque su costo sería de 12.000 dólares, pero cuando salió a la venta costaba más del doble (25.000 dólares), demasiado para su calidad y prestaciones.

Los muchos problemas de calidad del DMC fueron solucionados antes de llegar a los clientes, pero las expectativas de DeLorean de colocar 30.000 autos nunca se lograron. De hecho, se dice que con 12.000 las cuentas cerraban, pero nunca superó las 6.000.

Eso trajo problemas económicos que llevaron a John DeLorean a tomar malas decisiones para financiarse. Una fue recurrir al narcotráfico, aunque finalmente fue absuelto porque se comprobó que los agentes del FBI diseñaron un plan para obligarlo a participar. Este trato, filmado con cámaras ocultas, fue la prueba principal para acusarlo.

También hubo acusaciones sobre John DeLorean de malversación de fondos junto con Chapman, que por ese tiempo ya había fallecido. La imagen de empresario y de su automotriz quedaron muy golpeadas y la fábrica no se recuperó. Cerró sus puertas a fines de 1982 con 9.000 unidades producidas en casi dos años.

1 comentario
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

1 Comentario

  • Gonzalo
    3 agosto, 2021, 7:45 pm

    Gracias a esa locura, hoy te lo quieren cobrar 50 mil euros por una unidad "de colección"

    RESPONDER