Prueba: Citroën C3 Feel 1.2 Puretech

  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Citroën C3 Feel 1.2

- Precio $ 3.534.300
- Potencia 82 CV
- Aceleración 0 a 100 km/h 14,1 seg.
- Consumo promedio 7,1/100 km

El nuevo C3 es un auto, ante todo, económico. Destaca en espacio interior y, con el motor 1.2, ofrece bajos consumos y prestaciones modestas.

Por Martín Simacourbe
Fotos: Miguel Oteiza

Después de casi un año sin tener un representante en el segmento de los compactos (el anterior C3 tuvo que dejar de venderse por la obligatoriedad del ESP y el nuevo no arrancó en la fecha prevista), Citroën vuelve a ofrecer un C3 en el mercado argentino, nuevamente importado de Brasil.

Y aunque mantiene el nombre (algo lógico por su tamaño), este nuevo C3 cambia radicalmente, no solo su diseño, sino también su posicionamiento, estrenado una estrategia para mercados emergentes (fue desarrollado en Brasil e India) que se hará extensiva a otros dos modelos producidos en Brasil que llegarán este año y el que viene (ver más).

Mientras los anteriores C3, con sus techos curvos y varios guiños más, homenajeaban al diseño del viejo 2CV, este nuevo modelo, sin ninguna conexión estética, es el que más refleja el espíritu del modelo más famoso de la historia de Citroën: ser un automóvil accesible, algo que la marca no había tenido como objetivo con sus anteriores propuestas.

Con la llegada de Stellantis, el Citroën C3 se diferencia claramente de la propuesta de la serie 2 de Peugeot (con el que siempre ha compartido plataforma) gracias a un equipamiento justo, terminaciones simples y una propuesta maximizada para el lado del confort de marcha diario, ocupando un lugar en el mercado en el que supo reinar Fiat, una marca que curiosamente también está bajo el paraguas del nuevo grupo.

También resulta especialmente llamativa la propuesta de la marca francesa en tiempos en que la mayoría de sus rivales están buscando (sobre todo en el Mercosur) vender automóviles con mayor contenido y presencia (y a precio más caro, lógicamente), algo que podemos ver en los Fiat Pulse, VW Nivus o el futuro reemplazante del Renault Stepway (ver más).

La gama del nuevo C3 consta de nada menos que diez versiones (un despropósito en estos tiempos de dificultosa importación, aunque es justo destacar que tres son opcionales y dos, parte de una edición limitada): cinco tienen la motorización 1.2 y los otros cinco la 1.6, los mismos motores del Peugeot 208.

A nosotros nos tocó para este debut la Feel 1.2, que siendo la tercera más barata, es la que se decida al plan de ahorro (ver más), algo que nos hace creer que las Live y Live Pack difícilmente puedan ser encontradas en la red (aunque la marca nos confirmó que están disponibles).

Como rivales directos de este 1.2 están los Chevrolet Joy, Fiat Argo, Peugeot 208 y Renault Sandero base y Toyota Etios, mientras que el 1.6 se puede comparar también con los Onix, Pulse, Yaris y Polo.


DISEÑO/ESTILO
Decíamos que el estilo del nuevo C3 poco se emparenta con el de los anteriores modelos con el mismo nombre, aunque la decisión de mantener la denominación es correcta por el tamaño, cercano a los cuatro metros (este mide 3,98).

El diseño se emparenta con el C3 europeo de tercera generación que nunca tuvimos (probablemente su reemplazo adopte el diseño de este que tenemos ahora), con capot alto, luces en doble piso, pasarruedas con protecciones plásticas y los zócalos plásticos y carrocería bitono (que nuestra versión no tenía, ya que están reservadas al First Edition).

A eso le agrega algunos elementos del mundo de los SUV, como el techo recto, la luneta bien vertical, un buen despeje y portaequipajes. Así, queda como una pequeña camionetita (no faltó en nuestra semana de préstamo el que lo llamó así), algo que solo habíamos visto en el Kwid.

La idea de aprovechar una postura de manejo alta que garantice más lugar en las plazas traseras ya fue atacada por el Agile o el Fox en el Mercosur, pero ahora toma fuerza con ese espíritu SUV que está atacando como un virus cualquier diseño que sale al mercado.

Dentro de la gama, además de lo mencionado, este Feel no tiene antinieblas y las llantas carecen del diamantado de las más equipadas. Y tampoco puede disimular su planteo low cost con unas manijas tan anticuadas como la cerradura separada.

Dicho todo esto, más allá de si es lindo o feo (algo que dejamos en tus manos), hay que valorar que su propuesta, salvo la del Pulse, es diferente a lo que hoy está presente en el mercado dentro de su precio, sea antiguo como los Joy o Etios o moderno como los Onix o 208.


INTERIOR/CONFORT
Nomás al tomar la llave (que no es del tipo navaja y te va a molestar en el bolsillo cuando te bajes) uno nota que está en un automóvil básico. Algo que se confirma con el sonido que devuelve la puerta al cerrarse.

El interior no tiene grandes pretensiones: más allá de la decoración azul en la consola o la moderna pantalla táctil (muy superior a la de sus rivales directos, incluso el 208), los comandos, tapizados y plásticos en general son propios de un primer auto.

El equipamiento tampoco se destaca: tiene pack eléctrico y comandos al volante, pero viene con respaldo enterizo, no tiene ninguna agarradera de techo y la cámara está disponible con el pack Confort (junto con los sensores traseros, por 60.000 pesos). No le pidas un cruise control, ni siquiera en el full automático.

La posición de manejo es muy elevada, aun en la ubicación más baja, pero como muchas veces digo, lo que a mí me molesta, seguramente sea muy valorado por la mayoría de los clientes de este C3. El volante no regula en profundidad, pero aun así es fácil encontrar una postura cómoda, pese a que tus piernas van a viajar casi en 90 grados.

La visibilidad es buena, la calidad es similar a lo que solemos encontrar en su categoría (todo duro, pero sin generación de grillitos) y la insonorización al viento mejor que la de muchos modelos más caros que estuvimos manejando. Molesta el ruidoso forzador del aire, el del rodamiento y el ronroneo del tres cilindros en frío.

El punto más flojo para el conductor es el tablero. No tenemos nada contra un instrumental digital, pero este es monocromático, le falta un cuentavueltas, los caracteres de temperatura y combustible son pequeños, la compu entrega poca data y el velocímetro es muy impreciso (a 108 km/h en realidad va a 100). Es evidente que en los focus group la marca comprobó que el cliente no valora tanto este elemento, pero aun con su posicionamiento, el C3 merecía algo mejor.

Lo mejor viene detrás, con muy buen espacio, de lo más amplio en el segmento, obviando al Sandero (no por tanto, ojo), que tiene el #1 indiscutido. Hay lugar a lo largo (gracias a esa postura del conductor), mucho a lo alto y bien a lo ancho.

El baúl declara 315 litros (un buen valor en su clase) y solo se le reprocha una base de carga alta y que el portón cierra cuando tiene ganas (si le das despacito no traba y si le das con todo rebota y también queda flojo). Debajo, el auxilio temporal no nos sorprendió para nada.


MOTOR/PRESTACIONES
La gama, como vimos, se compone de dos mecánicas, ambas compartidas con el 208 nacional. La 1.2, con tres cilindros, 82 CV y 115 Nm y la 1.6 de 115 CV y 155 Nm. Hay una manual de cinco marchas para ambos y una automática de seis, solo reservada al más potente.

El 1.2 es un motor que me encantó por su rendimiento en el día a día en el 208 (ver prueba), pese a que las prestaciones no son brillantes. En este C3 tiene un comportamiento similar, pero se lo nota con menos fuerza, algo que comprobamos en nuestros registros.

La aceleración hasta 100 km/h alcanza 14 segundos, pero la peor nota se la llevan las recuperaciones de 80 a 120 km/h, que superan los 15 y 25 segundos en cuarta y quinta marcha, respectivamente, registros superiores a los de los 208 u Onix 1.2 (90 CV) y similares a los de un Kwid con menos de 70 CV. Si vas a pasar un camión en la ruta, tomá tus precauciones.

En contrapartida, los consumos fueron algo inferiores a los del 208 (no pudimos notar a qué régimen como para tener un parámetro), los cuales ya eran buenos. Apenas más de 5 l/100 km en ruta y de 7 en autopistas, y menos de 8 en ciudad, dejan en claro qué te va a llevar a optar por esta motorización dentro de la gama C3.

Lo bueno, a diferencia de lo que sucede en el 208, donde el 1.2 está reservado al equipamiento menos equipado (aunque con 4 airbags), es que en el C3 no vas a tener que resignar nada si es que te tienta más esta mecánica que la 1.6.

La caja es idéntica a la que viene usando la rama francesa de Stellantis, con recorridos apenas largos y una precisión correcta, pero sin el brillo de otras transmisiones del segmento, como las de Chevrolet o VW.


COMPORTAMIENTO
Los Citroën siempre se caracterizaron por ofrecer un buen confort de marcha y este nuevo C3 no es la excepción. Es un auto blando, con una dirección muy liviana y neumáticos de 15″ con buen perfil. Además, todo lo que demande una operatoria por parte del conductor (caja y pedalera incluidos) va en esa sintonía.

Con el nivel de prestaciones y esta configuración, se torna una opción ideal como primer 0km o como segundo auto familar, porque su utilización en ciudad en siempre placentera y en marchas cortas o a velocidades normales, el 1.2 se deja llevar sin problemas.

La cosa cambia en la ruta tanto por el poder del motor como por la configuración elegida: le cuesta ganar velocidad y en curvas cerradas muestra una fuerte subvirancia, aunque estamos hablando de la exigencia con la que hacemos nuestras pruebas. Incluso allí, el control de estabilidad se comportó muy bien.

En un manejo tradicional, el C3 va por donde uno quiere y se nota que está apoyado en un chasis de primer nivel, más allá que la dirección no sea todo lo comunicativa que podría ser. Incluso en caminos de tierra, por el despeje y los buenos ángulos, saca a relucir un buen comporrtamiento.

Estimo que el enorme porcentaje de los clientes que se acerquen por primera vez a Citroën a través de este C3 lo encontrarán como un aliado ideal a la hora de utilizarlo para los traslados diarios en el infierno que proponen las ciudades más pobladas de la Argentina.

Los que sentirán un retroceso serán los anteriores clientes del modelo, no solo por algunos elementos de equipamiento que ya no van a poder tener (airbags laterales, climatizador, control crucero, cuero) sino también por la sensación (real) de ya no estar en un auto que buscaba despegarse de la media del segmento.


SEGURIDAD
Acá también el C3 propone lo básico, lo que exige la ley (airbags frontales, ABS, ESP, isofix, etc), sin jugársela por más elementos. Es un debate que da para largo y que incluso se está dando en Europa, porque la realidad es que hay un cliente que quiere subirse a un 0km y no está dispuesto a pagar de más por elementos como las ayudas a la conducción.

En un mercado donde esas ayudas recién están llegando a los full de este segmento, no tenía mucho sentido ofrecerlas en un auto que busca, ante todo, tener un precio bajo, pero también estoy seguro que las marcas deberían ofrecer de serie los airbags laterales más allá de lo que exija cada gobierno en Sudamérica.

Ojo que así como este C3 se queda con lo básico, hay varios en el mercado que ofrecen lo mismo, como los Joy, Argo/Cronos o Etios. El reproche para el C3 es que dos de esos tres están en retirada.

Por su parte, las luces son halógenas clásicas y no sorprenden por su poder y los frenos no anduvieron a la altura de lo que suelen entregar los últimos modelos del Mercosur, con 43 metros para detenerlo desde 100 km/h.

Aun no hay pruebas de Latin NCAP, pero el 208, con cuatro airbags, sacó solo dos estrellas. Que Citroën no las haya patrocinado es lógico, porque no debería por qué tener una mejor puntuación.


PRECIO/COMPETENCIA
Llegamos al ítem más importante para este nuevo C3, porque es la hora de comprobar si el precio justifica el planteo básico que ofrece el modelo. Y viendo los valores de lista de noviembre (Stellantis aun no publicó la de diciembre) podemos decir que sí, porque se trata del cuatro plazas más barato del mercado.

Aclaramos porque el Etios Aibo (siempre a valor noviembre) costaba un pelín menos, pero estamos hablando del C3 Live, que no trae radio ni limpialuneta (dudamos seriamente que alguien pueda querer tenerlo). Este Feel 1.2 cuesta 3.594.300 pesos, unos 200 mil menos que el 1.6 con el mismo contenido.

El tema, como decimos siempre, es que vos lo encuentres a ese precio, algo que sí vas a garantizarte si lo hacés dentro del plan de ahorro (repetimos, por este Feel es la suscirpción). Si te piden sobreprecio, la ecuación deja de cerrar, a menos que los valores de sus competidores también conlleven un billetín extra.

De lista está parecido en precio a un Joy, un Sandero base o un Etios, autos mucho más antiguos en su diseño, pero que salvo por eso, no presentan una propuesta de menor valor que la del C3, pese a los años de ventaja.

Donde el modelo de Citroën sí se destaca es en el dinero que exije una vez adquirido. La marca bonifica los tres primeros services (así, no tiene costo mantenerlo en garantía) y asegura que tanto los repuestos como las reparaciones y hasta el seguro son los más económicos del mercado (ver más).

En esos costos, gran confort de marcha y un diseño simpático y moderno se basan los pilares con los que el nuevo C3 sale al mercado. Un auto ideal para quien esté buscando algo sin muchas más pretensiones que llevarlo del punto A al punto B.


Lo Bueno

Espacio interior
Consumo reducido
Confort de marcha
Estilo diferencial
Precio de lista

Lo Malo

Prestaciones muy modestas
Seguridad básica
Faltantes de confort
Instrumental
Auxilio temporal


FICHA TECNICA

Motor
3 cilindros, 12 válvulas
Cilindrada: 1.199 cm3
Alimentación: Nafta
Potencia: 82 CV a 5.750 rpm
Torque: 115 Nm a 3.750 rpm

Transimisión
Caja: Manual de cinco marchas
Tracción: Delantera
Frenos: Disco ventilado/Tambor

Tren de Rodaje
Suspensiones: McPherson/Barra de torsión
Dirección: Eléctrica
Neumáticos: 195/65 x 15″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 3,981/1,734/1,587 mm
Peso: 1.138 kilos
Baúl: 315 litros
Tanque: 47 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Apertura a distancia
Butaca y volante regulable en altura
Llantas de aleación
Pack eléctrico
Pantalla táctil

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales
Apoyacabezas (5)
Cinturones inerciales (5)
Control de estabilidad
Isofix

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 14,1 s.
0-400 metros: 19,7 s.
0-1000 metros: 37,1 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en 4°: 15,1 s.
80-120 km/h en 5°: 26,3 s.

Frenada
100-0 km/h: 43,1 mts.
140-0 km/h: 79,9 mts.

Consumos
100 km/h: 5,2 litros/100 km.
130 km/h: 7,2 litros/100 km.
Urbano: 7,9 litros/100 km.

1 comentarios
Autoweb
ADMINISTRATOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejá un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.

1 Comment

  • Ezequiel
    11 diciembre, 2022, 7:09 pm

    Es un buen auto, por consumos, seguridad a bordo y precio, una lástima que el tablero sea digital.

    RESPONDER