Prueba: Peugeot 208 Like 1.2

Tras la prueba del full, nos subimos al 208 de entrada de gama: consumos reducidos, prestaciones limitadas y un equipamiento básico.

Por: Martín Simacourbe
Fotos: M.A. y M.S.

En AutoWeb ya manejamos la versión más equipada del nuevo Peugeot 208 (ver prueba), que desde fines de agosto está a la venta en la Argentina (ver más). Pero la otra opción tentadora para conocer dentro de la gama es la más económica, ya que es la única con el nuevo motor de 3 cilindros, 1.2 litros y 82 CV.

Esta versión inicialmente solo estará a asociada al plan de ahorro (atacará no solo a los nuevos compradores sino a todos aquellos que arrastran un plan del anterior modelo) pero dentro de poco estará disponible dentro de los canales de venta tradicionales.

¿Por qué solo una versión con este propulsor? Es algo que le preguntamos a la gente de Peugeot y la respuesta es que buscaban conseguir un precio agresivo en la entrada de gama (aunque dista de ser el más económico de su segmento).

Nadie lo confirma, pero seguramente en el futuro (si las ventas lo acompañan) es muy probable que este motor de bajo consumo y agradable funcionamiento en ciudad se pueda asociar a equipamientos más generosos.

Este Like se diferencia en un montón de cosas con respecto al Feline (algo que describimos en esta nota): no solo el motor, sino también la dotación de confort y seguridad y también cuestiones estéticas.

La gama completa se compone de siete versiones (una de las más variadas del segmento), con cuatro niveles de equipamiento (Like, Active, Allure y Feline), dos motores, dos tipo de caja y la promesa de que en enero se sume el GT Line francés con el 1.2 de 130 CV (ver más).


DISEÑO/ESTILO

Pese a que no disimula su condición de básico, el 208 es lo suficientemente atractivo como para llamar la atención (y gustar) en esta versión Like con tazas, manijas negras y parrilla sin cromados.

Incluso con ruedas con más caucho (son de 15″ en vez de las llantas de 16″ del Feline) y la mayor altura con respecto al europeo, los passarruedas no quedan “vacíos” como suele pasar en algunos competidores.

Pero lo que sin dudas más llama la atención son los “colmillos” negros, aquellos que ya desde el nivel Active vienen con los faros de led diurnos.

El algo que afea bastante al diseño y que se asocia con un ahorro que parece evitable, pero que no es algo inherente al mercado nacional: en Francia o en cualquier país de Europa el base viene con esta particular configuración.

El Like Pack, que ya viene con motor 1.6, suma las manijas de puerta en color carrocería, pero mantiene los apliques negros debajo de los faros.


INTERIOR/CONFORT

Por dentro, el Like vuelve a entregar una imagen espartana, quizás de forma aun más evidente. El tablero sin comandos satelitales, la falta de cromados y sobre todo la pantalla táctil aportan lo suyo en este sentido.

Es cierto que el anterior 208 base directamente carecía de pantalla táctil (tenía una clásica radio con CD y mp3), pero la nueva no mejora mucho la oferta.

Es monocromática, pequeña, de diseño mejorable y, como el full, también es necesario operarla para manejar la climatización. La gran diferencia es que en el Feline ponés la temperatura automática y te olvidás. Acá, la regulación demanda demasiados pasos.

Hay ahorros entendibles, como que la consola central no tenga tapa (deja lugar para llevar varias cosas), y otros no tanto, como la falta de manijas de techo, o que espejos y levantavidrios traseros sean manuales, una antigüedad que choca contra todo lo moderno que es el 208.

El tablero está a años luz del 3D del Feline, pero no es justo exigirlo en toda la gama. El disponible es un clásico de agujas, algo solo le hace falta una compu algo más completa.

La terminación tampoco está a la altura del full pero por detalles mínimos en los que se nota menor cuidado. La calidad general es buena, de las mejores del segmento.

Con la posición de manejo, que a mi no me agrada tanto, no hay retrocesos. Si hay algo bueno del i-cockpit es que todas las versiones ofrecen butaca regulable en altura y volante en profundidad, así que si sos de los que le dan el visto bueno te vas a sentir súper cómodo en este Like.

El resto, por lógica, repite lo ya descripto: un espacio posterior reducido (acá tampoco lógicamente el asiento posterior se rebate por tercios) y un baúl que está dentro del promedio del segmento. Por debajo, pese a que la llanta es de 15″, el auxilio vuelve a ser del tipo temporal.


MOTOR/PRESTACIONES

Pasamos al eje de la prueba, el nuevo motor 1.2 de tres cilindros. Debuta en Peugeot Argentina, pero lo conocemos del Citroën C4 Cactus europeo. Claro que este no tiene turbo y ofrece 82 CV.

Es de la misma familia del que, también con turbo, llegará para animar a la versión tope de gama GT line importada de Francia a comienzos del año que viene.

Es una cifra que suena a poco en un mercado como el argentino que todavía piensa (para mi gusto demasiado) en los caballos disponibles, algo arraigado en nuestras enormes distancias y la anacrónica manera de unirlas a “lo que de”, pero que en Europa está cada vez más difundido por las normas anticontaminantes, incluso en vehículos de segmentos superiores.

No sin retraso, acá cada vez más tenemos este tipo de propulsores disponibles. Los “tres cilindros” ya animan a los Up, Kwid, Ka, Onix, A1 y hasta las EcoSport y Tracker.

Como todos estos, es vibrador y en frío tiene un ruido bastante agresivo (me hizo recordar algunos diesel), aunque esto una vez iniciada la marcha no llega al habitáculo, pese a que el capot no está tapizado por dentro.

Donde más sufren los 82 CV es en los cronómetros: casi 14 segundos para el 0 a 100 km/h y casi 13 para recuperar de 80 a 120 km/h en 4° no son cifras que van a tentar a quien busque potencia, pero en el día a día las cosas son muy diferentes.

Y lo mejor, es que lo hace con consumos muy bajos: menos de 6 en rutas, casi 8 en autopistas y, dependiendo el manejo, algo más de 8 en ciudad, cifras que son mucho mejores a las del 1.6 y cercanas a las que logra un Onix 1.2 de 90 CV, por ejemplo.

Con los diesel extintos en esta franja del mercado, hasta Peugeot le soltó la mano al gasolero en esta generación. Y la marca asegura que esos clientes verán con buenos ojos a este 1.2, aunque siempre gasta un litro más de combustible que el Allure Plus que venía de Europa en el anterior 208 (ver prueba).


COMPORTAMIENTO

Decíamos que el día a día es diferente a lo que las cifras indican. Y eso se da en buena parte por un torque disponible a muy bajas vueltas para ser un naftero. A eso se suma un peso reducido, apenas superior a los 1.100 kilos.

Los 118 Nm de par se consiguen a solo 2.750 rpm, lo que permite no estar echando mano de la caja cada vez que se dobla en una esquina.

La potencia máxima, en cambio, está a 5.750 vueltas, dejando en claro que cuando se lo exige, hay que llevarlo más enroscado (por ahí le vendía bien una sexta), con los cual si querés ganar velocidad en una autopista o si querés hacer un sobrepaso en ruta (de las muchas mano y mano que aun mantiene nuestra geografía) este 208 te va a dejar gusto a poco.

Pero si lo tuyo es, principalmente, ir y venir del trabajo a diario (si algún día recuperamos esto) y hacer una escapada corta con tu pareja sin apuros, este 1.2 te va a sacar una sonrisa por los consumos bajos y la buena reacción en el tránsito.

Mantiene del 1.6 el excelente confort de marcha (y lo maximiza gracias al caucho más generoso), la muy buena asistencia de la dirección y por supuesto tiene paño de sobra para encarar un manejo algo más agresivo.

La caja manual es de cinco marchas de un tacto muy similar al del anterior 208, con recorridos algo largos y con algo menos de precisión que otros Peugeot de antaño.


SEGURIDAD

Sin las ADAS del Feline o los faros full led (algo que tampoco esperábamos para un base), el 208 Like arranca con cuatro airbags (como el Polo) y, por supuesto, el control de estabilidad que ya es obligatorio.

Hay que reconocer que Onix (más barato) y el reciente Versa (apenas más caro, ver más) vienen con seis bolsas de serie, pero hay varios (Argo, Ka, Rio, Sandero y Yaris) solo ofrecen las frontales al arrancar la gama.

En el frenado el Like nos dio un poquito por arriba del Feline, pero volvió a mostrar buenas cifras, en torno a los 40 metros.

Ahora resta esperar la prueba de Latin NCAP para ver cuántas estrellas logra el primer producto regional apoyado en la nueva plataforma CMP.


PRECIO/COMPETENCIA

Como toda la gama 208, comparativamente, cada versión suele costar más que sus competidores directos (ver más) y este Like no es la excepción: vale 1.210.300 pesos.

Igualmente no es un precio desorbitado, teniendo en cuenta que su más acérrimo rival (el Onix 1.2 de 90 CV e innumerables similitudes en equipamiento, desempeño y hasta estética) cuesta 1.106.900 pesos.

Quizás lo mejor del producto de Chevrolet es que ofrece esa opción en varios niveles de equipamiento (a su vez podríamos criticar que el turbo no tanto), algo que es una falencia en este 208 1.2, que sí o sí se tiene que llevar con una dotación demasiado básica.

Si eso es una motivación, también hay que saber que por eso precio (en incluso menos) hay modelos como un Sandero o un Argo, por dar un par de ejemplos, que traen muchos más elementos de confort.

Como dijimos antes, seguramente si es un motor aceptado por el cliente argentino, no tardará en sumar variantes. Por ahora, celebramos que el 208 ofrezca la doble oferta, algo que además del Onix apenas se puede encontrar en Argo y Rio.


Lo Bueno

Confort de marcha
Desempeño en ciudad
Consumo reducido
Modernización diseño/plataforma
Dirección agradable

Lo Malo

Prestaciones
Espacio posterior
Equipamiento de confort básico
Posición de manejo
Solo una versión 1.2 disponible


FICHA TECNICA

Motor
Naftero, 3 cilindros, 12 válvulas
Cilindrada: 1.587 cm3
Alimentación: nafta, inyección multipunto
Potencia: 82 CV a 5,750 rpm
Torque: 118 Nm a 2.750 rpm

Transimisión
Caja: manual de cinco marchas
Tracción: delantera
Frenos: discos ventilado/tambores

Tren de rodaje
Suspensiones: McPherson/Barra de torsión
Dirección: Con asistencia eléctrica
Neumáticos: 185/65 x 15″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,055/1,738/1,453 m
Peso: 1.111 kilos
Baúl: 311 litros
Tanque: 47 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Cierre centralizado
Control crucero
Levantavidrios eléctricos delanteros
Pantalla táctil
Rueda de auxilio temporal
Volante regulable en altura y profundidad

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales y laterales
Apoyacabezas (5)
Cinturones inerciales (5)
Ganchos Isofix

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 13,8 s
0-400 metros: 19,1 s
0-1000 metros: 35,6 s

Recuperaciones
80-120 km/h en 4°: 12,8 s
80-120 km/h en 5°: 18,6 s

Frenada
100-0 km/h: 40,1 m
140-0 km/h: 78,6 m

Consumos
100 km/h: 5,7 l/100 km
130 km/h: 7,6 l/100 km
Urbano: 8,3 l/100 km

5 comentarios
  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Peugeot 208 Like

- Precio $1.210.300
- Potencia 82 CV
- Aceleración 0 a 100 km/h 13,8 seg.
- Consumo promedio 7,5/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

5 Comentarios

  • Nico
    31 agosto, 2020, 12:00 pm

    Está a las claras que se trata de un auto moderno, pero al menos en los números demuestra prestaciones que ya eran modestas hace una o dos décadas. Casi 14 segundos para adelantar un camión sin pasajeros ni equipaje es cuanto menos peligroso.

    RESPONDER
  • Santiago
    3 septiembre, 2020, 1:51 pm

    Que fenómenos estos PSA, siguen usando el mismo comando de control de crusero de los 206 de hace 15 años!! A favor, no le dejaron ninguna tecla ciega en la botonera de la consola. Eso me gusta!!

    RESPONDER
    • Gustavo @Santiago
      8 septiembre, 2020, 10:08 am

      Excelente el Control Crucero en toda la gama!! deberia ser obligatorio para las rutas argentinas. Autos de mas de 2.5 millones no lo traen…Es antiguo pero funciona genial asi que no importa…VW tiene la misma perilla hace 30 años y la uso hasta en los audi!!!

      RESPONDER
  • Roberto
    8 septiembre, 2020, 6:39 pm

    Un auto que nació para defraudar a los planes de ahorro. Hasta Peugeot lo reconoce ya que no está a la venta por los canales normales. Cientos de rutas en el país son de una sola vía y se necesita un poco de reacción para evitar accidentes. Del equipamiento mejor ni hablar.. no merece discusión. Sin controles al volante, sin pantalla color. Le hubieran puesto una pantalla de celular que tendría más funciones. Lo digo con tristeza… Más caro que un ónix con turbo.

    RESPONDER
  • Andres
    12 septiembre, 2020, 8:51 pm

    Viendo que era el distintivo del modelo, hubiese puesto los "colmillos" leds en toda la gama. Lo veo bastante modesto y a mi gusto esa agujas que suben al revés no me terminan de convencer.
    El auto del plan de ahorro, hasta cuando van a existir esas formas de embaucar al comprador, se tienen que reemplazar por creditos para la compra y listo.

    RESPONDER