¿Qué será del segmento popular en la región?

¿Qué será del segmento popular en la región?

Con muchas despedidas y pocas renovaciones, el segmento de entrada Mercosur está viviendo una etapa complicada. Analizamos presente y futuro.

Por Martín Simacourbe

Poner un automóvil al servicio de las masas ha sido siempre el fin primario de cualquier automotriz. Lo fue en la época en que Henry Ford levantó su imperio con el Modelo T, en la posguerra europea y durante muchas décadas más.

Varios años atrás, Lamborghini, la propia Ferrari, Porsche y unas cuantas más sufrían penurias para sobrevivir y muchas de ese estilo sucumbieron. Hoy son el ejemplo a seguir, con ventas récord en cada ejercicio.

En contrapartida, los gastos que requiere la electrificación masiva y la feroz competencia han puesto el foco en la rentabilidad. Y allí el tradicional segmento popular es el que menos beneficios otorga por unidad.

En Europa, la realidad del segmento tiene otra amenaza: las regulaciones anticontaminantes hicieron poco viable vender autos económicos y los pequeños eléctricos tampoco son la solución. Demandan mucha inversión y otorgan pocos retornos.

En Estados Unidos el auto chico no existe, con lo cual, para tener un modelo global pequeño ya no hay que mirar al Viejo Continente. Desarrollos como el Chevrolet Onix (con China) o los Renualt Kwid y Citroën C3 (con India) son el mejor ejemplo.

En nuestra región el segmento chico cada vez tiene menos jugadores. Por regulaciones, antigüedad o lo que fuera, en el último tiempo se despidieron del mercado brasileño (el que mueve el amperímetro de la región) los Chevroley Joy, Fiat Uno, Ford Ka, Honda Fit, Nissan March/Versa, Toyota Etios y Volkswagen Up y Fox.

El futuro tampoco es particularmente promisorio para los Renault Sandero/Logan y el Volkswagen Gol. Una prueba más del momento que vive el segmento es que a GM no le tembló el pulso al elegir cuál sería el modelo que se sacrificara ante la crisis de los chip. Fue el Onix, auto más vendido de la última década en Brasil.

Sobrevivientes sigue habiendo, pero cada vez son menos: los mencionados Onix, C3, Kwid y Sandero/Logan y Gol, más los Mobi, Argo/Cronos, HB20 (el Hyundai que se vende muy bien en Brasil) 208, Yaris y Polo, además del Versa que llega de México (un otrora proveedor del segmento que ahora aporta poco y nada).

La llegada de nuevos jugadores conlleva siempre un upgrade que promete más rentabilidad para las terminales, pero también un precio menos accesible para el cliente: hablamos de los Fiat Pulse, Honda City y Volkswagen Nivus y hasta podríamos sumar a la Fiat Strada que incorporó puertas traseras.

Ese mismo salto deberían proponer modelos como el que prueba Chevrolet (ver más), la nueva Montana (ver más) el futuro proyecto de Renault en Santa Isabel (ver más) o el teórico reemplazante del veterano Gol.

Lo cierto es que, salvo por la llegada del nuevo C3, que aun no sabemos cuánto costará (ver más), no hay desarrollos de modelos accesibles en el horizonte para el comprador regional.

3 comentarios
Autoweb
ADMINISTRATOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejá un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.

3 Comments

  • Sergio
    21 enero, 2022, 12:13 pm

    Excelente nota y buen punto de vista.

    No se que será de los clientes que no podemos pagar un auto de los que van quedando (generalmente caros). Quizas alguien agarre la posta del segmento y ofrezca algo potable (espero que al menos sea estructuralmente seguro) y alcanzable para las mayorías.

    El tiempo dirá

    RESPONDER
    • Paul@Sergio
      21 enero, 2022, 7:45 pm

      Entre las normas anticontaminantes y las de seguridad se perdió la rentabilidad de los autos pequeños.
      En argentina por los problemas económicos tampoco se venden los chinos como el QQ o el LC.
      Y con tanto plástico y electrónica, la posibilidad de que un coche siga funcionando muchos años después de ser discontinuado cada vez se reduce más.
      Un panorama muy desalentador para los bolsillos flacos

      RESPONDER
  • Guillermo
    25 enero, 2022, 4:27 pm

    Las fábricas que apuesten a ese segmento se van a repartir el volumen, que seguirá siendo elevado, ya que pocos pueden acceder a lo que mayormente quieren vender las fábricas (SUVs y PickUps). En mi opinión el nivel "mínimo" de auto que quedara es por ejemplo el Onix nuevo, que tiene buena seguridad y mecánicas modernas. Por abajo de ese valor si será difícil encontrar autos. Pero las fábricas que apuesten a quedarse en el segmento con productos modernos y seguros (como el Onix) se van a quedar con todo el volumen.
    Saludos.

    RESPONDER

Ultimas Noticias