A 40 años del triste final del Rastrojero

A 40 años del triste final del Rastrojero

La pick up dejó de producirse en mayo de 1980 por una polémica decisión de la dictadura militar. Algo de historia y la búsqueda de un por qué.

Por Martín Simacourbe

El Rastrojero sigue siendo, entre los vehículos de producción masiva, el único automóvil argentino (sé que con esto me gano el odio de los “Torinistas”). Diseñado, desarrollado y producido íntegramente en el país, nació en 1952, gracias a la creación de IAME (Industria Areonáuticas y Mecánicas del Estado), propiciada por el “plan quinquenal” del primer gobierno de Perón.

La pata automotriz era una de las diez industrias que conformaban la compañía estatal, y este pequeño camión, desarrollado a partir de un tractor, uno de los muchos modelos que produjo la empresa.

Gracias a su robustez y a la mecánica diesel de Borgward (también había un naftero de Willys), el Rastrojero comenzó a ganar rápidamente participación en el mercado argentino.

En 1957 IAME pasó a denominarse DINFIA (Dirección Nacional de Fabricación e Investigación Aeronáutica) por la decisión de la Revolución Libertadora de olvidar todo lo relacionado con el peronismo y, en 1967, IME (Industrias Mecánicas del Estado), ya en tiempos de Onganía.

Fue el mismo año en que apareció la segunda generación del Rastrojero, con un diseño renovado que lo acercaba mucho más al concepto de pick up que conocemos hoy. El producto argentino fue un pionero casi mundial en el segmento de las pick ups medianas (ver más).

El Rastrojero de segunda generación tuvo numerosas versiones. Había con caja metálica o de madera, con chasis para carrozar y hasta de doble cabina, algo nada común en el mercado, salvo por trabajos fuera de fábrica.

Los carroceros particulares también dieron vida a otras muchas creaciones sobre la base de la pick up argentina: nacieron así la rural con tres o cuatro puertas laterales (una de las primeras SUV de la historia), el furgón, la ambulancia y hasta un sedán (el Conosur) que básicamente se vendió como taxi, aunque existieron unidades particulares.

La modernización le vino bien para enfrentarse a muchas camionetas modernas que ya se fabricaban en el país, como la F-100 de Ford, la pick up de Chevrolet, la Gladiator de Jeep y la D100 de Dodge entre las grandes, pero también a las que derivaban de automóviles, como la Ford Ranchero, las Fiat 1500, 1600 y 125 Multicarga o las Peugeot 403 y 404.

Pese a la múltiple competencia, el producto cordobés se las arreglaba muy bien: entre 1968 y 1974 fue tercero en producción detrás de las Ford y Chevrolet (en 1970 logró superarlas), hasta que en 1975 fue claramente el producto más elegido del mercado, con casi 12.000 unidades producidas, por encima de las casi 8.000 de la C-10 y 5.000 de la F-100.

Pero para 1976, el Proceso de Reorganización Nacional tomó el poder y las empresas del estado comenzaron un lento curso hacia la desmantelación. Pese a esto, en 1977, IME todavía funcionaba a pleno: Ford produjo unas 12.000 F-100, Chevrolet cerca de 9.000 C-10 e IME más de 8.000 Rastrojero.

En 1978, IME, que logró fabricar cerca de 8.000 unidades ese año, estaba en tratativas con Peugeot para desarrollar una nueva generación del Rastrojero (la buena relación venía de la provisión del motor diesel Indenor). Se dice que la marca francesa llegó a probar prototipos en su centro de Mulhouse, aunque no hay fotografías que acrediten el dato. Pero el acuerdo no se concretó por el simple desinterés del Estado argentino.

Eso no desalentó a la empresa. Al año siguiente, IME presentó un prototipo de Rastrojero doble tracción (foto) y volvió a producir cerca de 8.000 unidades, aunque esta vez bastante por debajo de Ford, que gracias al abandono del país de General Motors, ya copaba el mercado de pick ups: en 1979 produjo más de 24.000 unidades de la F-100, un cifra que se elevaría a más de 30.000 en 1980, ya sin el Rastrojero en la cancha.

El período entre 1978 y 1980 fue muy convulsionado para la industria automotriz nacional, debido a las políticas económicas. A la despedida de GM se sumó la de Citroën, VW compró Chrysler y Fiat y Peugeot se unieron conformando Sevel Argentina.

Pese a que el plan estatal parecía marcado, el Rastrojero seguía siendo exitoso y dominaba el mercado de las pick up diesel. No son pocos los que señalan que las buenas relaciones entre la marca del óvalo y la dictadura gobernante fue la que finalmente propició que IME fuera desmantelada abruptamente, aunque otros le atribuyen al flamante desembarco de Volkswagen (ver más), parte de la movida.

Así, el 11 de abril de 1980 se decretó el cese de la producción, que se materializó el 22 de mayo, día que salió de planta el último de los más de 124.000 Rastrojero producidos (foto que abre la nota). Durante junio, la fábrica entró en liquidación, dejando a 3.000 operarios en la calle, 100 concesionarios vacíos, 70 proveedores sin trabajo y unos cuantos planes de ahorro suscriptos sin concretar.

Con el tiempo hubo dos intentos más por revivir al Rastrojero. Con el material sobrante de IME, la empresa Lo Giúdice-Pace armó unidades en Santa Fe entre 1983 y 1985, y en 1989, la firma Imetal de Massey-Ferguson produjo en San Juan una reversión denominada Ranquel que la híper se encargó de liquidar prontamente.

Bibliografía consultada:
Anuarios de ADEFA
Sitio Archivo de autos
Sitio Coche Argentino
Documental del Canal Encuentro
Revista Realidad económica del IADE

12 comentarios
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

12 Comentarios

  • Roberto Sanchez.
    26 mayo, 2020, 4:18 pm

    Hermoso y fiel vehiculo. Tuve un 74 y 78 con caja madera. Volvería a comprar otro. Ojala lo vuelvan a producir y q sea 4×4 compitiendo con los de su categoria. Pueda ser q se haga.

    RESPONDER
  • Basilio nicolas wasilczuk
    26 mayo, 2020, 4:34 pm

    Siiiiii un camioneton. Mi viejo tuvo dos mi cuñado otro y yo tuve otro. Los cuatro eran modelos 78 y 79. Realmente máquinas a toda prueba fueron y serán orgullo nacional. Muy buena la historia.

    RESPONDER
  • Marcelo tovaldi
    27 mayo, 2020, 3:54 am

    Aprendí a manejar con uno modelo 72 rojo el cabure le decían. Después un 76celeste todos caja de madera.entraba tierra en la cabina.pero era 1maquinon….martinez de hoz fulminó la industria, le dió 6meses para reconvertirse y abrio la importación. 1desastre. Entro Toyota izuzu etc.

    RESPONDER
    • Esther Ontiveros@Marcelo tovaldi
      27 mayo, 2020, 3:18 pm

      Increíble vehículo.eficiente,nos duró 20 años.! ojalá vuelva a fabricarse!

      RESPONDER
  • juan jose subirá
    27 mayo, 2020, 3:45 pm

    buenas tardes me gustaría saber si tienen datos de porque se dejo de fabricar mas exactos es para un trabajo universitario q esta preparando mi hijo ya que cuesta mucho encontrar datos de la epoca militar y no entiendo si el vehiculo era deficitario o como dice la nota fue una jugada de ford que viene de eeuu por decirlo de alguna manera para tener menos competencia.
    desde ya un saludo y michas gracias.
    posdata.
    nadie compro los restos de la fabrica y moldes para invertir.?

    RESPONDER
    • Eduardo Terraciano@juan jose subirá
      27 mayo, 2020, 4:18 pm

      Era rendidor, fiel y bien argentino… no me extraña q la foed hubiera hecho alguna maniobra, máximr cuando la GM, en la que considero una errónea decisión dejó el país y le allanó el camino a la competencia… Argentina es uno de los pocos países del mundo, si no el único, donde ford es más q CHEVROLET. Y ya que estamos, el otro gran yerro de GM, muy actual, no apoyar a los equipos y corredores de la marca, que quieren corret con la S10 en TCPICK UP, y cero apoyo de fábrica. Nuevamente se la hace más facil a la competencia. Pareciera q no les intetesa vender la pick up. Inentendible

      RESPONDER
    • Autoweb
      Autoweb@juan jose subirá
      28 mayo, 2020, 8:40 am

      Juan José, el informe de la Revista Realidad económica del IADE muestra el déficit que tuvo la empresa en los dos últimos ejercicios, pero da a entender que no eran suficientes como para cerrar la fábrica. A los costos finales también se suman las indemnizaciones que tuvo que hacer el estado con asalariados, proveedores y concesionarios, que elevaron el rojo de la empresa. Podés consultar diarios de la época y algunos documentales que andan dando vuelta por la red. Saludos.

      RESPONDER
  • Tu Nombre *
    27 mayo, 2020, 9:10 pm

    Fueron las marcas americanas que presionaron a los inútiles de los milicos

    RESPONDER