El Citroën GS cumple 50 años

El Citroën GS cumple 50 años

Fue presentado en el Salón de París de 1970 y solo algunas unidades llegaron importadas a la Argentina. Un modelo con varias curiosidades.

En los sesenta, con el éxito del DS, Citroën tenía un enorme hueco en su gama, entre ese revolucionario modelo presentado en 1955 y los 2CV y Ami que competían en los segmentos de entrada.

En esa década hubo varios proyectos: primero el C60, un DS algo más pequeño con el extraño corte de la luneta del Ami 6; luego el F, con el formato hatch que en 1965 estrenó el Renault 16 (de hecho muchos hablan de espionaje) y finalmente el G.

Este último y el diseño final del GS tenían mucho de lo visto en 1967 en los prototipos Berlina Aerodinámica, que Pininfarina había desarrollado para la BMC y que finalmente salieron a la venta con un estilo más tímido en el Austin Maxi. Era algo novedoso, que no estaba disponible en el mercado, pero que después llegó a una infinidad de modelos en la Europa de los años setenta.

Rober Opron, su creador, también fue el diseñador del restyling del DS, del SM (desarrollado junto a Maserati y aparecido casi al mismo tiempo que el GS) y luego del CX. Cuando dejó la marca, se mudó a Renault donde fue el creador de la Fuego, el 11 y el 25, todos con esa particular caída de la luneta que se remonta al proyecto C10 de Citroën, de 1956.

Lo más curioso del diseño fastback del GS original era que la ventana no abría junto al baúl, que solo ofrecía acceso a través de la chapa, algo solucionado en 1979, con el rediseño que denominó al modelo GSA (ver otras grandes berlinas francesas de 5 puertas). Antes, en 1972, apareció la versión familiar, con el portón tradicional de esas opciones.

Tras su llegada en 1970, el GS fue un éxito casi inmediato, y no solo entre los clientes. Con su bajísimo coeficiente aerodinámico, los periodistas europeos lo eligieron Auto del Año en 1971 (ver la lista de ganadores), siendo el primero de la marca en lograrlo.

El diseño no fue lo único revolucionario del GS. También llevaba la suspensión hidroneumática del DS, pero en un modelo mucho más popular (con el que, por ejemplo, podía rodar solo con tres ruedas), cuatro frenos a disco, chasis de aleación ligera y hasta una versión con un motor rotativo Wankel, que por su alto consumo, pronto fue abandonado debido a la crisis de petróleo.

También era innovador en el interior, diseñado por Michel Harmand. El tablero tenía un velocímetro giratorio con lupa pero sin agujas (aunque pronto pasó a uno más tradicional), la radio se ubicaba entre los asientos y el freno de mano en la plancha.

Fue producido en Francia y España entre 1970 y 1986, tiempo en que se fabricaron 2.440.610 unidades. Contemporáneo de los Renault 12, Simca 1100, Peugeot 304, Ford Escort, Opel Ascona, Fiat 124 y Volkswagen Golf, entre otros, fue reemplazado por el BX (estrenado en 1982), ya en tiempos en que la marca era parte de PSA.

El estilo del GS era innovador para la época. Esa enorme tercera ventanilla no era nada común.

Por dentro también había novedades, como el tablero, o la radio ubicada entre los asientos.

La Break tenía un estilo más clásico. Apareció en 1972.

El GS con el rediseño que lo llevó a denominarse GSA. Paragolpes, manijas y el portón fueron renovados.

Una de las fotos más famosas del GS, rodando sin una de las ruedas traseras sin inconvenientes.

Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply