Prueba: Chery Fulwin 1.5 Hatchback

  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Chery Fulwin hatchback

- Precio $ 90.710
- Potencia 107 CV
- Aceleración 0 a 100 km/h 12,4 seg.
- Consumo promedio 8,3/100 km

Evaluamos el nuevo producto de la marca china. Diseño agradable, eficiente motor y destacado confort de marcha, junto a un precio contenido.

Por Gastón Vanini

Han pasado unos cinco años desde la llegada de Chery a la Argentina. El primer modelo que introdujo la marca china fue el Tiggo, ensamblado en Uruguay por la filial argentina denominada Chery-Socma.

Luego del éxito experimentado por dicho modelo, la empresa se animó a traer otros productos, como los urbanos Face y QQ (el vehículo más económico comercializado en el país) e incluso un mediano, el Skin con carrocerías de 4 y 5 puertas.

El quinto elemento de Chery es el Fulwin, que ya llega desde China (hasta que el año que viene comience su producción en Brasil) para posicionarse en el competitivo segmento de los compactos del segmento inferior.

Aunque también está disponible con carrocería sedán, esta primera evaluación –sin prejuicios que empañarían la objetividad– es sobre la versión hatchback (bicuerpo).


DISEÑO/ESTILO
Con líneas trazadas por el centro italiano de diseño Torino Design, el Fulwin cuenta con una carrocería de volúmenes equilibrados y un formato general armónico desde el sector frontal hasta el posterior. Adelante se caracteriza por sus ópticas envolventes en un conjunto atractivo que muestra además una parrilla con aplique cromado y faros antiniebla circulares.

Pese a contar con un diámetro de 15 pulgadas, las llantas de aleación parecen algo pequeñas, quizá por el efecto que le imprimen los voluminosos laterales, con cintura alta y caída hacia adelante. La superficie vidriada es lógica, y forma parte de ella una falsa ventanilla trasera.

La zona posterior también transmite simpatía y a simple vista se advierte no sólo una inmensa pieza plástica que integra paragolpes y parte de los guardabarros sino también un portón con boca de carga un bastante alta. Los detalles de imagen han sido cuidados, con paragolpes, espejos y manijas en color de la carrocería.


INTERIOR/CONFORT
Puertas adentro, el diseño general de la plancha es algo anticuado, incongruente con el moderno estilo exterior. En pos de mejorar este ítem, en los próximos meses el modelo experimentará cambios interiores.

El tablero es completo, con cuatro agujas, pero el tamaño de los instrumentos es innecesariamente reducido, mientras que su iluminación presenta un tono rojo de llamativa intensidad (tiene reóstato para regularla).

Los materiales en general son rústicos, de calidad mejorable, pero los encastres y el ensamble general es correcto teniendo en cuenta el estándar del segmento.

Con buen espacio disponible tanto adelante como atrás (así se lo permite su amplia distancia entre ejes), en su habitáculo cuatro personas adultas viajan cómodas. Atrás tiene suficiente espacio a lo largo y a lo alto, mientras que la más perjudicada es la quinta plaza, penalizada por el acotado ancho de la carrocería.

La posición de manejo es adecuada, cómoda, pero un poco alta, algo que no será bien recibido por los conductores de más de 1,75 metros. Sería mejor si contara con regulaciones en altura de butaca y en profundidad para el volante, cuyo aro es demasiado fino y luce un diseño bastante desactualizado.

Aunque demasiado mullidas (lo que puede provocar cansancio durante los viajes prolongados), las butacas son cómodas, anatómicas. Aunque imaginamos lo contrario, la insonorización es adecuada, como así también la asistencia de la dirección hidráulica aunque con un sistema de respuestas un poco lentas.

A tono con su amplio interior, el baúl ofrece una excelente capacidad de 380 litros. Es sin dudas uno de los más grandes del segmento, mientras que el asiento trasero puede rebatirse en forma completa, ampliando la capacidad del mismo.

La dotación general del Fulwin es justa, e incluye cuatro levantavidrios eléctricos (con sistema de un toque para bajar las ventanillas), cierre centralizado de puertas a distancia, radio con CD; MP3 y mini USB, limpialavaluneta, llantas de aleación de 15 pulgadas, rueda de auxilio convencional (llanta de chapa), apertura interna de baúl, volante regulable en altura, etc. No dispone de ordenador de a bordo (sólo cuenta con medidor de consumo instantáneo, como regulación en altura de la butaca.


MOTOR/PRESTACIONES
El motor encargado de animar al Fulwin comercializado en Argentina es un Acteco (desarrollado por la empresa austríaca AVL) con 1,5 litros y 16 válvulas.

Con una potencia de 107 caballos a 6.000 rpm y un torque de 14,3 kgm a 3.000 rpm, se siente muy a gusto en la ciudad, donde su desempeño progresivo le imprime agilidad al Fulwin. Incluso permite transitar avenidas en cambios en cambios altos (4ta y 5ta marcha), con respuesta lógica ante la demanda del acelerador. En ese ámbito el gasto de combustible es de unos 9,4 l/100 km.

La caja es una manual de cinco velocidades con selector de empuñadura anatómica y conexiones bastante precisas; sólo la marcha atrás se mostró en ocasiones un poco “celosa”. Las relaciones son algo largas; cuando se circula en quinta a 130 km/h el motor gira a unas 3.700 rpm. En ese momento, el consumo se ubica en los 8,5 l/100 km, lo que junto al tanque de 50 litros le confiere una autonomía de casi 600 kilómetros.

Las prestaciones son lógicas teniendo en cuenta la potencia y el peso (1.210 kilos). Resuelve el 0 a 100 km/h en 12,4 segundos y alcanza una velocidad máxima –en cuarta marcha– de 175 km/h.


COMPORTAMIENTO
Con un esquema de suspensiones convencional, es decir tipo McPherson adelante y semi-independiente atrás, el Fulwin posee una configuración pensada para ofrecer un buen confort de marcha, algo que se evidencia –y se disfruta- en la ciudad, donde sortea con soltura lomos, cunetas e imperfecciones del camino.

La contra radica en los sonidos –desagradables- provenientes desde los bajos del vehículo, ya sea del tren delantero en general (pareciera que hubiese algo flojo) como el que provoca el descuelgue de la suspensión de ese tren, el cual surge cuando se toman lomos y cunetas en forma “alegre”.

En lo veloz, en tanto, el Fulwin posee un comportamiento doméstico que evidencia marcadas inclinaciones de la carrocería, a lo que se suma que le afectan los vientos laterales, junto con limitaciones dinámicas evidentes. Así y todo, se muestra seguro cuando se lleva a cabo un manejo relajado.


SEGURIDADEl rubro está cubierto por doble airbag frontal y ABS (con distribuidor de presión), lo mínimo exigible y que todos los autos deberán incluir a partir de 2014.

Tiene también dos pares de cinturones inerciales y apoyacabezas, dejando inseguro al quinto pasajero (con cinturón abdominal y sin apoyacabeza). No ofrece luz antiniebla trasera, cierre automático de puertas en rodaje y ganchos Isofix, por citar los elementos más comunes.

El sistema de frenos acusó distancias de detención lógicas, con un 100-0 km/h de 43 metros. Además, tanto el ABS como el EBD demostraron un correcto funcionamiento en las detenciones sobre pisos deteriorados. Mala nota para el tacto del pedal, demasiado “esponjoso” y de recorrido extenso.

Como se sabe, el Chery Fulwin ha aprobado con éxito las pruebas de choque del C-NCAP, el organismo chino que realiza crash test a velocidades inferiores (56 km/h) que las del Latin NCAP.

En ese marco, el modelo obtuvo una calificación de 4 estrellas (sobre 5). Para saber si su carrocería es realmente protectiva hay que esperar los ensayos del organismo latinoamericano, que es miembro del GlobalNCAP.


PRECIO/COMPETENCIA
Culminada la preventa de 250 unidades, que lo posicionaba a un interesante precio de 83.500 pesos, el Fulwin se vende en Argentina a 90.710 pesos (el sedán cuesta 88.428).

En montos similares se ubican los Chevrolet Agile LS (89.590), nuevo Fiat Palio Attractive (91.000), Peugeot 207 Compact Active (89.100), Renault Clio Mío Confort Plus (83.700), Renault Sandero Authentique Pack (91.300) y Volkswagen Gol Trend Pack I (90.250). La garantía, en tanto, es de 2 años ó 60 mil kilómetros.

La comparación queda a cuenta del lector y potencial cliente. Como producto, el Fulwin tiene condiciones, pero surgen interrogantes en cuanto a confiablidad, posventa y preventa. El trabajo de Chery no será fácil para seducir y convencer al usuario local, pero parece habérselo propuesto firmemente.


Lo Bueno

Diseño
Confort de marcha
Espacio interior y baúl
Funcionamiento del motor
Precio contenido

Lo Malo

Interior desactualizado
Plásticos mejorables
Ruido suspensión/tren delantero
Tacto del pedal de freno
Comportamiento dinámico


FICHA TECNICA

Motor
4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.497 cm3
Alimentación: Nafta
Potencia: 107 CV a 6.000 rpm
Torque: 14,3 kgm a 3.000 rpm

Transimisión
Caja: Manual de cinco marchas
Tracción: Delantera
Frenos: Disco/Tambor

Tren de Rodaje
Suspensiones: McPherson/Barra de torsión
Dirección: Hidráulica
Neumáticos: 185/50 x 15″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,139/1,686/1,492 mm
Peso: 1210 kg
Baúl: 380 litros
Tanque: 50 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Llantas de aleación
Pack eléctrico
Volante regulable en altura

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales
Apoyacabezas (4)
Cinturones inerciales (4)
Faros antiniebla delanteros

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 12,4 s.
0-400 metros: 18,6 s.
0-1000 metros: 34,0 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en 4°: 15,5 s.
80-120 km/h en 5°: 22,4 s.

Frenada
100-0 km/h: 43,0 mts.
140-0 km/h: 85,8 mts.

Consumos
100 km/h: 6,9 litros/100 km.
130 km/h: 8,6 litros/100 km.
Urbano: 9,4 litros/100 km.

Autoweb
ADMINISTRATOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejá un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios.