El sinsentido de los precios del mercado argentino de automóviles

El sinsentido de los precios del mercado argentino de automóviles

Los SUV del segmento B se agolpan con valores ficticios para no tributar el impuesto al lujo. Sin embargo, muchos ya pasaron los tres millones.

La distorsión que provoca la aplicación del impuesto a los bienes suntuosos (el llamado impuesto al lujo) no es nueva. Comenzó en 2014, en la última etapa del anterior gobierno kirchnerista y regresó ahora con el de Fernández.

Tuvo una pausa durante el mandato de Macri, cuando la primera escala fue suspendida, pero su retorno, a inicios de 2020, fue trastocando nuevamente al mercado.

Para no tributar el impuesto en las listas oficiales (algo que mantiene el índice de precios del sector atado en esa franja), las automotrices agolpan varias versiones y modelos en valores muy cercanos.

El caso de la ex PSA es emblemático, pero lo que provocó volver a hablar del tema es que toda la gama de Renault Captur cuesta lo mismo: 2.483.000 pesos.

Hablamos de tres niveles de equipamientos, dos motores y dos tipos de caja combinados, que cuestan, para el estado, exactamente lo mismo.

Para el cliente la cosa es muy distinta, porque gracias a esto, los concesionarios tienen vía libre (algo que pasa con casi todas las terminales, aunque hay excepciones) para cobrar sobreprecios que suelen ubicarse en el millón de pesos adicional.

De todos modos, la presión inflacionaria ya provocó que, oficialmente, las versiones tope de gama de Tracker, Creta, 2008, Nivus y T-Cross, más toda la gama de HR-V y Seltos ya coticen por encima de los tres millones de pesos.

El resto de las opciones suele tener precios idénticos: a lo visto en Captur se suman dos opciones de Tracker (manual y automática) a $2.511.900, varias de C4 Cactus (aspiradas y turbo) a $2.426.500, cuatro de EcoSport (1.5, 2.0 y hasta 4×4) a $2.511.000 y tres de 2008 (aspirada y turbo) a $2.426.300.

En los rivales (como Kicks) o en el resto de las gamas, la escala entre las versiones se respeta con mínimas variaciones, pero esto no implica que los concesionarios se atengan a los valores de las listas oficiales.

Incluso la distorsión se da en la segunda escala del impuesto. Mientras muchos modelos se agolpen en torno a los 5.5 millones de pesos, la Tiguan 350 importada de México ya cuesta 7.073.200 pesos.

Y eso que no hablamos de las trabas que sufren las versiones importadas, ya que no es un tema que incida directamente en estas listas, pero que sí lo hace al nivel de los sobreprecios por el tema de la disponibilidad.

El valor de un modelo en la Argentina depende de la calentura del comprador, de la mencionada disponibilidad, de un impuesto y de la demanda que que tenga en plaza, pero difícilmente de lo que dice la lista oficial.

2 comentarios
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

2 Comentarios

  • Luciano
    17 mayo, 2021, 12:15 pm

    El sinsentido de la economía argentina manejada por inútiles e ignorantes, luego aplica para cualquier producto y servicio.

    RESPONDER
  • Manuel
    17 mayo, 2021, 3:22 pm

    Ningjn precio es el publicado, lo que comprobe es que en un modelo determinado, todas cobran mas o menos el mismo sobre precio (1,5 % de diferencia entre ellos)
    Pero el valor del auto es cuestion, era de un dolar a 122… son comentarios

    RESPONDER