Prueba: Fiat Strada Volcano 1.3

Nos subimos a la renovada Fiat Strada en su versión tope de gama, ahora con cuatro puertas, más equipamiento y el nuevo motor Firefly.

Por: Martín Simacourbe
Fotos: M.S. y prensa F.C.A.

Si hay una marca que tiene historia entre las pick ups derivadas de automóviles en la Argentina, esa es Fiat. Aunque no fue la pionera, la Multicarga (con la base de los 1500, 1600 y 125) fue todo un suceso, que luego fue continuado por la Fiorino y, en estos últimos 20 años, por la Strada (ver más).

El modelo derivado del proyecto 178 (que incluyó a los Palio, Siena y Weekend) duró más de lo aconsejado, pero en gran parte lo hizo por saberse adaptar a las crecientes necesidades del público sudamericano.

Así fue sumando la versión Adventure, luego la inédita de doble cabina y más tarde la que agregaba la tercera puerta lateral con apertura contraria a la marcha (ver más).

Esta nueva Strada es la lógica evolución de ese concepto, ya con cuatro puertas definidas. Pero además, se une al salto que supone un desarrollo desde cero y no un simple restyling.

De esta manera, estrena plataforma, diseño, elementos de seguridad y también el motor Firefly ya conocido en otros modelos de la marca, el único que se asocia a la versión tope de gama que manejamos (las otras se valen del 1.4 de 87 CV ya conocido en la pick up, ver más).


DISEÑO/ESTILO

El éxito arrollador que ha tenido la Toro en Brasil influenció para bien en el diseño de la nueva Strada, que es claramente una mini Toro, aunque Fiat no se la jugó esta vez por los faros “con cejas” de su otra pick up.

El resultado es vehículo de líneas modernas, que deja en claro, como decíamos antes, que es un desarrollo desde cero, en el que los volúmenes fluyen pese a lo complicado que debió ser adaptar la trompa y puertas de un Mobi a una pick up.

Es que si mirás bien, la nueva Strada comparte con el modelo más pequeño de Fiat casi todo hasta el parante central, con los lógicos cambios en toda la zona frontal, con nuevo capot, faros, parrilla, paragolpes y guardabarros.

En tamaño es muy similar a la vieja Strada, ya que si bien parte de un modelo del segmento A, hay que recordar que el Palio nació hace más de 20 años, cuando el segmento B era algo más pequeño que ahora.

Con el nuevo diseño, Fiat aprovechó para cambiar (una vez más) su logo. Adoptó las letras que ya se veían en el  portón de los otros modelos y de paso le hizo un guiño (apenas perceptible) al logo ochentero de las cuatro barras (cuando era chico siempre pensé que eran cinco) que irá imponiéndose en el resto de la gama.

Para cerrar, el cambio generacional trajo la reubicación del auxilio (ahora por debajo del piso y del mismo tamaño de las originales) que sale de la caja, mejorando el espacio de carga disponible.


INTERIOR/CONFORT

Por dentro hay mucho más de la familia Uno/Mobi, Cambian las salidas de aire y otros elementos, pero volante, tablero y muchos comandos son idénticos.

El instrumental, a priori, parece dejar gusto a poco, pero con el correr de los días notamos que entrega buena información y fácil lectura, sabiendo el precio que estamos pagando.

La calidad es la esperada, sin estridencias ni grandes críticas. Hay una clara evolución de la Strada hacia el uso familiar, pero mientras tanto hay que atender que sigue siendo una pick up que en muchos casos será maltratada en el día a día.

La posición de manejo es cómoda, con una butaca de buena (e impensada) sujeción lateral, pero un tanto alta, pese a que la butaca ofrece regulación en altura (con el comando del lado del freno de mano, otra herencia del Uno). Como la del acompañante no lo tiene, queda siempre muy elevada.

Con las plazas traseras vamos a ver por primera vez algo que se repite en algunos ejemplos en esta Strada. Una evolución contundente mirando hacia atrás, pero camino por recorrer hacia adelante.

¿Por qué decimos esto? Por que con respecto a la anterior Strada doble cabina la ganancia es clarísima. Está homologada para cinco y no para cuatro (con su correspondiente cinturón y apoyacabezas), hay más espacio por donde se lo mire y el acceso, olvidate, es de otro planeta, con dos puertas convencionales y dejando atrás todo lo que había que hacer antes para entrar y sentarse apretado.

Y aun así, esta Strada es chiquita atrás (más que nada para las piernas, ya que la inclinación del respaldo es cómoda). Yo que mido 1.70 no genero muchos problemas, pero si no sos del “team casi enano” el que vaya atrás tuyo va a ir contorsionado. Es decir, todo mejor, pero no si lo tuyo es llevar siempre adultos atrás no termina de ser una alternativa a Oroch, Toro, un sedán o un SUV.

Otra buena es el equipamiento, que no descolla pero no le envidia mucho a un Cronos, por ejemplo. No vas a tener extras como climatizador, algunos sensores o acceso sin llave, pero la pantalla táctil es muy buena (espeja celulares sin cable!) y viene con pack eléctrico.

La ganancia se ve también en la zona de carga, que va más allá de lo del auxilio. El portón (claśico, nada que ver con Toro), es de fácil apertura, hay ganchos, lona marítima y cobertura plástica. Lo único reprochable es una iluminación tenue (pese a que la tecla de la consola anticipa otra cosa).


MOTOR/PRESTACIONES

Segundo ejemplo de lo que hablábamos. El 1.3 Firefly, motor cadenero que ya conocemos de Argo, Cronos (ver prueba) y Uno (autoweb.com.ar/2019/06/05/prueba-fiat-uno-way/) se sube a la nueva Strada.

Y lo primero que uno piensa es que tiene 16 burritos menos que el viejo y querido 1.6 E.torQ que animó en sus últimos y gloriosos años a la Strada original.

Pero al caminarlo, y luego en las cifras, también muestra una evolución. En la aceleración es apenitas peor (seis décimas), pero en las recuperaciones hay una mejora, que tampoco es contundente (casi un segundo en el 80 a 120 km/h en cuarta).

También mejora los consumos en rutas y autopistas (nuevamente cercanos, pero medio litro menos, con un buen 7,9 l/100 km a 130 km/h) y sube apenas el de ciudad, siempre por debajo de los 10 litros.

Ahora, si dejamos de lado la anterior Strada, 99 CV tampoco son la gran cosa y considerando que estamos ante un vehículo pensado para llevar muchos kilos en la zona trasera, el 1.3 puede resultar un tanto exiguo.

Es cierto, y lo sabemos, que como sucedió con la Toro, habrá muchos clientes que apenas carguen un par de bolsos y no 15 bolsas de cemento. Para estos últimos, lo mejor será estirarse hasta una Toro o una Oroch 2.0.


COMPORTAMIENTO

Hablábamos de lo “corta” que puede quedar el 1.3 con una Strada cargada a tope, pero también es justo reconocer que en la ciudad, con dos o tres pasajeros, su comportamiento es muy agradable.

El Firefly entrega buena respuesta desde abajo y únicamente si venís solo y por un camino empedrado la vas a notar algo saltarina, dejando en claro que las suspensiones, muy confortables, también están pensadas para el castigo que supone cargarla con más de 600 kilos.

La dirección eléctrica es liviana (como suele ofrecer la marca) y el radio de giro algo excesivo, algo que puede molestar en algunas maniobras de estacionamiento. Por suerte hay cámara y sensor posterior.

Otra cosa heredada de Uno y Mobi es el comando de caja, muy amigable con los muchos primeros conductores de estos autos, pero que merecía algo más de rudeza pensando en el cliente de Strada.

Ya que estamos con la caja, las relaciones están pensadas para el trabajo, con las tres primeras “arrimadas” y una primera bien corta para cuando está cargada.

El comportamiento en ruta muestra las limitaciones típicas de un auto liviano y dócil, pero que apoya bien en las curvas y entre la buena distancia entre ejes y el vigilante control de estabilidad te va a dejar muy lejos de cualquier maniobra riesgosa.

Con la electrónica, la nueva Strada dejó de lado el Locker mecánico para ofrecer un e-locker que ya no es tan efectivo en terrenos resbaladizos (tiene un funcionamiento similar al del Grip Control de PSA), aunque el anterior tampoco emulaba un 4×4.

Si la complicación no es muy grande, la trasferencia de torque entre las ruedas delanteras te va a sacar de un apuro, pero no hace milagros, incluso con el buen talón de los neumáticos mixtos.

Salvando eso, el desempeño en caminos de tierra sin barro es de lo mejor, gracias al buen despeje y lo bien que copian las suspensiones cualquier imperfección del camino.


SEGURIDAD

La gran ganancia es la llegada del control de estabilidad, aunque ya es algo obligatorio en todo auto nuevo. Así que la bienvenida más grande es para los airbags laterales, presentes desde la versión básica con doble cabina.

Otra buena es que esta Volcano viene con faros full led, de impecable iluminación. Y eso, al igual que con las bolsas, no era algo esperable en un vehículo de trabajo.

Los frenos también nos sorprendieron, porque clavó 38 metros en el 100 a 0, que es una cifra muy buena incluso entre las berlinas, Y estamos hablando de un modelo sin discos traseros y con neumáticos de uso mixto.

Queda saber qué suerte correrá en las pruebas de Latin NCAP. La plataforma es nueva (Fiat la denomina MPP), pero al no detallarla, suponemos que es un mix de muchas otras como ha hecho recurrentemente la marca. A Argo y Conos les fue regular. Veremos ahora.


PRECIO/COMPETENCIA

Gracias a Cromosol por la ayuda para la producción.

El valor de esta Strada Volcano es de 1.447.500 pesos. La gama arranca en 1.069.500 y la doble cabina comienza en 1.167.900.

La comparación contra sus rivales directos casi que perdió sentido, por que Montana es solo cabina simple y Saveiro no tiene cuatro puertas.

Salvando eso, con la Saveiro Cross queda pareja en potencia, capacidad de carga y en mucho del equipamiento, sabiendo siempre que la derivada del Gol surgió hace más de una década.

Si miramos para arriba, la Duster Oroch (en realidad rival directa de la Toro) es una alternativa, y en precio tanto la 1.6 como la 2.0 queda cercana. El producto de Renault es más espacioso (y más potente si optas por el motor grande), pero menos equipado (no tiene ESP, por ejemplo) y moderno.

Lo mejor de la Strada es que por su nueva configuración (tanto de puertas, como de tamaño, equipamiento y confort de marcha) se posiciona como una alternativa no solo para trabajar sino también como un vehículo familiar que puede reemplazar en tus preferencias a un hatch, un sedán y hasta algún SUV.

Pero no nos vamos a meter en ese terreno, por que las opciones (y las necesidades) son casi interminables. Eso si, la Strada tiene sobrados argumentos como para ser tenida en cuenta, incluso, de la caja de carga para adelante.


Lo Bueno

Evolución del concepto
Equipamiento de seguridad
Diseño agradable
Dualidad de uso
Precio tentador

Lo Malo

Potencia justa
Espacio posterior
Comando de caja
Algo saltarina en ciudad
Nuevo motor solo en el full


FICHA TECNICA

Motor
Naftero, 4 cilindros, 126válvulas
Cilindrada: 1.332 cm3
Alimentación: nafta, inyección electrónica
Potencia: 99 CV a 6.000 rpm
Torque: 127 Nm a 4.000 rpm

Transimisión
Caja: manual de cinco marchas
Tracción: delantera
Frenos: discos ventilado/tambor

Tren de rodaje
Suspensiones: McPherson/Eje rígido
Dirección: Con asistencia eléctrica
Neumáticos: 205/60 x 15″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,480/1,732/1,600 m
Peso: 1.172 kilos
Caja: 844 litros y 650 kilos
Tanque: 55 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Butaca y volante regulable en altura
Llantas de aleación
Lona marítima
Pack eléctrico
Pantalla táctil con cámara
Sensor de estacionamiento
Sistema e-Locker

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales y laterales
Apoyacabezas (5)
Asistente de arranque en pendientes
Cinturones inerciales (5)
Faros full led
Ganchos Isofix

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 12,2 s
0-400 metros: 18,5 s
0-1000 metros: 34,2 s

Recuperaciones
80-120 km/h en 4°: 11,9 s
80-120 km/h en 5°: 19,2 s

Frenada
100-0 km/h: 38,3 m
140-0 km/h: 77,3 m

Consumos
100 km/h: 6,1 l/100 km
130 km/h: 7,9 l/100 km
Urbano: 9,4 l/100 km

6 comentarios
  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Fiat Strada Volcano

- Precio $1.447.600
- Potencia 99 CV
- Aceleración 0 a 100 km/h 12,2 seg.
- Consumo promedio 8,3/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

6 Comentarios

  • Sergio
    12 septiembre, 2020, 8:58 am

    Excelente nota, felicitaciones.

    Me gusta mucho esta nueva pickup chica.

    Si fuera un poco mas espaciosa atrás estaría entre mis opciones de compra

    RESPONDER
    • Guille@Sergio
      22 septiembre, 2020, 10:25 pm

      para eso está la opción de cabina simple…

      RESPONDER
  • Adolfo
    12 septiembre, 2020, 9:39 am

    No creo equivocarme si digo que tiene el éxito asegurado. Muy buen producto. Gracias por el test.

    RESPONDER
  • Santiago
    14 septiembre, 2020, 10:23 am

    Buen test de un buen producto! Si VW no se despierta rápido, la saveiro va a ser historia.

    RESPONDER
  • Edgardo Taiah
    14 septiembre, 2020, 6:41 pm

    excelente producto para aquella persona que no necesita una pick up grande ,bien equipada , lindo diseño Bien ahi FIAT

    RESPONDER
    • Guille@Edgardo Taiah
      22 septiembre, 2020, 10:23 pm

      Y… me parece que de "grande" tiene poco, justamente es de las pickups "chicas", el tablero y el torpedo son horribles, pero es un muy buen producto, veremos como le va…

      RESPONDER










Advertisement

Ultimas Noticias