Prueba: Nissan Versa Exclusive AT

Probamos la versión full del sedan chico de Nissan proveniente de México, que incorporó cambios a su imagen y sumó equipamiento.

Por Equipo de pruebas

El Nissan Versa puede catalogarse como el típico auto que antes de subir y a simple vista no genera atracciones. Su pesado volumen trasero (que oculta un enorme baúl) y la caída del techo casi casi como un fastback (perdón por la exageración) componen una silueta algo desproporcionada.

Pero tras manejarlo unos días, gracias a su agrado de conducción, el interior de buena calidad y las correctas prestaciones, la percepción es mucho más positiva que ese poco convincente primer vistazo exterior.

La edición 2015 incorporó un leve rediseño frontal y agregó a su equipamiento el navegador, junto con la cámara de retroceso en esta versión full Exclusive, que sólo se ofrece con caja automática de cuatro marchas. Entre lo más destacable se encuentra su gran habitabilidad, equipamiento de confort y un motor de reconocidas prestaciones.


DISEÑO/ESTILO
Sin dudas el punto más controvertido y particular del Versa, que evidentemente no fue pensado como una coupé de 4 puertas como algunos de estirpe premium…

Con la leve actualización de la trompa ganó más presencia. Agregó varios cromados en su parte frontal, tanto en un listón inferior como en la nueva parrilla, más grande y parecida a la de los últimos Nissan.

Completan las novedades las nuevas ópticas, más grandes y con detalles oscuros, llantas de 16 pulgadas “diamantadas” y espejos con giros incorporados.

El Versa participa en un segmento donde la mayoría de sus rivales tampoco se destacan en el rubro diseño. Son todos bastante convencionales, porque posiblemente sea lo que busca el comprador de sedanes.


INTERIOR/CONFORT
En el habitáculo la primera impresión es mejor. Tiene destacables terminaciones, con plásticos duros pero agradables al tacto. Algunos detalles lo realzan, cómo las manijas internas cromadas, junto a los paneles de puertas con insertos símil cuero.

El tablero de instrumentos es simple, con dos esferas para cuentarevoluciones y velocímetro (este último, con escalas en kilómetros y millas). Los marcadores de combustible y temperatura son digitales, mientras que la computadora de a bordo se ubica entre ambos, con display algo chico y difícil de accionar, ya que la perilla para cambiar funciones se ubica contra el instrumental.

La pantalla táctil en el centro de la plancha se opera sin grandes complicaciones. Desde allí se comandan navegador, radio, conexión multimedia y Bluetooth, y se visualizan las imágenes de la cámara de retroceso… digamos un combo completo.

Cómodas y tapizadas con caluroso cuero sintético, las butacas tienen buena sujeción lateral y la dureza justa. Su regulación en altura sólo contempla el cojín y podría bajar algo más. El volante, que es de nuevo diseño y multifunción, ajusta sólo en altura, condicionando un poco la mejor postura de manejo.

Las plazas traseras son tremendamente generosas a lo largo. Con semejante espacio, hasta las piernas de un delantero lanzador de básquet profesional podrían viajar estiradas.

Pero al entrar, su cabeza pegaría contra el borde del techo por su marcada caída, y rozaría contra el panel superior una vez adentro. Por eso, contradictoriamente, viajará más cómodo alguien que no supere el metro-ochenta. El baúl a simple vista parece tener más capacidad que la declarada: 420 dm³… entra de todo.

En materia de equipamiento hay buenas y malas. Sorprende con el arranque por botón y llave inteligente, navegador, cámara de retroceso y control de velocidad crucero. Pero no tiene climatizador automático, sensor de lluvia ni encendido automático de luces, mientras que sólo la ventanilla del conductor tiene one-touch… y únicamente para bajar.


MOTOR/PRESTACIONES
Bajo la denominación HR16DE, el motor 1.6 es un ejemplo de progresividad y entrega. Desarrolla 107 CV de potencia máxima a 5.600 rpm y un torque máximo de 14.5 kgm a 4.000 vueltas.

Los números no parecen ser nada del otro mundo, pero ha demostrado fehacientes resultados tanto en el Versa como en el March. Acelera bien y limpio desde bajas vueltas, pero brinda su mejor sensación a regímenes medio-altos.

El talón de Aquiles en términos mecánicos es la obsoleta caja automática de cuatro marchas, clásica y “noventosa”, con convertidor de par que genera extensos e irritantes patinamientos.

Pero no todo es malo en una transmisión así: se mostró suave y además debería ser muy durable, posiblemente más que otras más modernas. En su empuñadura se encuentra el botón para desconectar el overdrive (la cuarta, que es sobremarcha), mientras que la selectora es la típica con corredera y “gatillo”.

En la práctica, la caja empaña un poco las prestaciones, pero igual se las arregla para llegar de cero a cien en 12,3 segundos, mientras que recupera en drive de 80 a 120 en aceptables 10.6. Acorde con el perfil familiar y para un auto orientado más al confort de conducción que a las emociones.

Los consumos son excelentes en ruta, con 7,4 litros cada cien kilómetros a 130 km/h (3.200 rpm en cuarta). En ciudad el promedio es simplemente coherente, con 9,8 litros. La mala nota viene por el lado de la limitada autonomía producto de un tanque de sólo 41 litros.


COMPORTAMIENTO
El Versa no fue concebido para doblar rápido… de eso estamos seguros. Pero en caso de que se quiera salir a la ruta, el resultado no será preocupante.

A velocidades legales se desenvuelve bien, y mejor que otros similares como el Honda City. Por lógica es algo rolador y sensible a los vientos cruzados y pavimentos ondulados. Como contrapartida, con el nuevo rodado de 16 pulgadas mejoró respecto de la primera serie. Si quiere ritmos veloces, deberá hacerlo con precauciones. Pisteros abstenerse…

La insonorización respecto del viento es muy buena, con doble burlete. Pero el motor se escucha “demasiado” si el régimen aumenta.

La ciudad es un buen ámbito para el Versa, donde por cierto quizá pase la mayor parte de su vida. En ese ámbito aprovecha la “tranquilidad” de la caja; y su confort de marcha, que si bien no es tan suave como el de un Logan, es más que satisfactorio.

Con buen despeje, no toca abajo en ningún lado, mientras que empedrados y lomos de burros no son un inconveniente para el producto mexicano.

La dirección (electrohidráulica) es una delicia en la ciudad y tiene la dureza indicada en la ruta, aunque en ambos usos podría ser algo más directa, o si se quiere menos lenta.


SEGURIDAD
Lo justo y necesario: doble airbag y ABS con EBD, ganchos Isofix/LATCH para sillas infantiles, luces antiniebla delanteras y cinco cinturones inerciales pero con sólo cuatro apoyacabezas (¿tan caro será el quinto?).

Los frenos, con discos delanteros (de escaso tamaño) y tambores traseros lo pararon de cien a cero en 44 metros, una distancia modesta. Además, el sistema tiende a perder rendimiento fácilmente si se lo exige mucho.

El ESP es uno de los faltantes que debería incorporar, más aún en esta versión Exclusive, tope de gama. Teléfono para Nissan, que sí lo incluye en el Versa que se vende en Estados Unidos y Canadá.


PRECIO/COMPETENCIA
Con una correcta política de precios y una garantía de tres años o 100 mil kilómetros, Nissan ofrece el Versa Exclusive AT a 224 mil pesos. Sus rivales de segmento están en línea, aunque con “envases” y equipamientos diferentes. Chevrolet tiene los Cobalt y Sonic, ambos LTZ AT, Fiat el Grand Siena Essence Dualogic, Ford el Fiesta SE Sedan Powershift, y Honda el City EXL AT, aunque en retirada.

El único que ofrece ESP es el Fiesta, pero con espacio trasero muy justo, mientras que el Sonic incluye airbags laterales, que en el Fiat son opcionales. El interesado en un vehículo para uso diario, y hasta laboral, con caja automática y todo el equipamiento que puede ofrecerle un auto “chico”, deberá tomar la decisión de elegir entre alguna de estas opciones.

Entre ellos el Versa tiene correcta calidad, buen motor y consumo, y completo equipamiento de confort que pueden inclinar la balanza a su favor. Y si no puede, quizá lo consiga con una pesa adicional: la confiabilidad.


Lo Bueno

Habitabilidad
Respuesta del motor
Confort de marcha
Equipamiento de confort
Baúl

Lo Malo

Caja de cuatro marchas
Faltantes de seguridad
Auxilio temporal
Desempeño dinámico
Motor rumoroso


FICHA TECNICA

Motor
4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.598 cm3
Alimentación: Nafta
Potencia: 107 CV a 5.600 rpm
Torque: 14,5 kgm a 4.000 rpm

Transimisión
Caja: Automática de cuatro marchas
Tracción: Delantera
Frenos: Disco ventilado/Tambor

Tren de Rodaje
Suspensiones: McPherson/Barra de torsión
Dirección: Eléctrica
Neumáticos: 195/55 x 16″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,492/1,695/1,509 mm
Peso: s/d
Baúl: 420 litros
Tanque: 41 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Acceso y arranque sin llave
Butaca y volante regulable en altura
Llantas de aleación
Pack eléctrico
Pantalla táctil con cámara
Tapizado de cuero

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales
Apoyacabezas (4)
Cinturones inerciales (5)
Faros antiniebla delanteras
Isofix

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 12,3 s.
0-400 metros: 17,5 s.
0-1000 metros: 35,3 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en D: 10,6 s.

Frenada
100-0 km/h: 44,0 mts.
140-0 km/h: 92,0 mts.

Consumos
100 km/h: 5,5 litros/100 km.
130 km/h: 7,4 litros/100 km.
Urbano: 9,8 litros/100 km.

Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL
  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Nissan Versa AT

- Precio $ 224.000
- Potencia 107 CV
- Aceleración 0 a 100 km/h 12,3 seg.
- Consumo promedio 7,6/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply