Ford utiliza estos robot-perro en sus plantas

Ford utiliza estos robot-perro en sus plantas

Tienen la tarea de escanear lugares complicados de una fábrica de cara a una remodelación del complejo. Cuánto se ahorra la marca.

Fluffy es el nuevo integrante de la planta de transmisiones de Ford de Van Dyke, en Detroit. Se trata de un robot de cuatro patas creado por Boston Dynamics, una empresa conocida por crear este tipo de desarrollos.

Si bien este robot con forma de perro puede sentarse, dar la mano e incluso dar una vueltita, no fue convocado por Ford para deleitar a los operarios con sus piruetas. Fue alquilado por la marca para realizar escaneos de cámara de 360 ​​grados de cara a una renovación de la planta.

Con un peso de 30 kilos, estos cuadrúpedos pueden acceder a lugares complicados, agacharse, estirarse e incluso subir una escalera sin problemas. Así, ahorran tiempo y dinero en la reestructuración del complejo.

Fluffy tiene una pintura brillante, es fácilmente reconocible y está equipado con cinco cámaras. Puede caminar a casi 5 km/h por unas doras antes de recargar su batería.

“Al hacer que los robots escaneen nuestras instalaciones, podemos ver cómo se ve ahora y construir un nuevo modelo de ingeniería para cuando necesitemos reestructurar la planta”, dice Mark Goderis, gerente de ingeniería digital de Ford.

“Solíamos usar un trípode, y caminábamos alrededor de las instalaciones parando en diferentes lugares, esperando durante cinco minutos a que escaneara el láser”, recuerda Goderis. “Escanear una planta puede llevar dos semanas, pero con la ayuda de Fluffy, podemos hacerlo en la mitad del tiempo”.

El antiguo método también era costoso: casi 300.000 dólares por escanear una instalación. Si Fluffy hace bien su trabajo, Ford podría escanear todas sus plantas por una fracción del costo y hacerlo más rápido, lo que en última instancia ayuda a traer nuevos vehículos al mercado mucho antes.

La intención es poder operar los robots de forma remota, programarlos para misiones de planta y recibir informes de inmediato desde cualquier parte del país. Por ahora, los robots se pueden programar para seguir una ruta específica y se pueden operar desde una distancia de hasta 50 metros con una app.

“La clave del éxito de Fluffy es su agilidad”, dice Paula Wiebelhaus, quien controla el robot a través de una cámara que visualiza en un dispositivo similar al de un videojuego.

Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply