A 35 años de la llegada del Renault 11

Llegó para inaugurar una nueva categoría en el mercado nacional. También fue el primer turbo producido en el país. Repasamos su historia.

Tras el cierre de las importaciones y el regreso de la democracia, el mercado argentino volvió a vivir de “lo nuestro”. Y la oferta no era del todo moderna, repleta de clásicos sedanes de antigua concepción.

Junto con el Ford Sierra, lanzado también en 1984, el Renault 11 fue uno de esos modelos que trajo aires nuevos a las cadenas de montaje argentinas. Con un estilo en el remate posterior que había anticipado el Fuego un par de años antes.

El hatch mediano de Renault comenzó a producirse a fines de 1984, en tiempos en que este segmento estaba habitado por los Fiat 128, Volkswagen 1500 o el propio Renault 12 (más grande pero devenido en competidor debido a su antigüedad).

Fue el primero de su clase en la Argentina, anticipándose a la llegada de modelos que ya existían en Europa y arribaron al país más tarde, como los Ford Escort y Volkswagen Golf. Medía 3,97 metros de largo, 1,66 de ancho, 1,41 de alto y 2,48 entre ejes.

En Europa, el 11 nació como el hermano del 9, ya que el sedan fue presentado en 1981 y el hatch se agrego dos años después, como reemplazo del 14, que no había tenido una versión tricuerpo.

Acá la ecuación fue a la inversa. Debido al éxito del 12, el 9 arribó recién en 1987 para completar la gama. En el Viejo Continente también hubo una versión de tres puertas del 11, que no se ofreció en la Argentina.

A diferencia del hatch, que llegó con una trompa de doble óptica, el 9 venía con un único faro por lado acompañado por los intermitentes, que en el 11 se ubicaban en el pargolpes plástico negro.

La motorización era la conocida 1.4 que ya llevaba el 12, pero con varias modificaciones, incluida la ubicación  transversal. Al comienzo se ofreció en dos versiones: una con 60 CV y caja de cuatro marchas y otra con 71 CV y caja de quinta.

En 1986 apareció todo un hito dentro de la industria nacional: el primer motor turbo fabricado en el país. Con esta versión, el 11 ofrecía 95 caballos. Ese año también llegó la caja de quinta a toda la gama.

En 1990 fue el turno del restyling, que unificó las trompas de los 9 y 11, con faros dobles de mayor tamaño, aunque también hubo versiones con óptica simple. El motor pasó a ser el 1.6 de 78 CV, con caja de cinco marchas.

El 11 dejó de producirse en 1994, tras más de 79.000 unidades fabricadas en Santa Isabel. El adiós del 9 llegó más tarde, en 1997, al tiempo que aparecía el nuevo mediano cordobés de la marca, el Mégane.

Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply