Prueba: Volkswagen Taos Highline 250 TSI

Probamos el nuevo SUV mediano de VW producido en la Argentina. Mecánica conocida, mucho espacio y un comportamiento equilibrado.

Por Martín Simacourbe
Fotos: M.A. y M.S.

El Taos no es el primer SUV mediano de Volkswagen. La marca hace rato viene compitiendo en el segmento, primero con la Tiguan europea (lanzada en 2008) y luego con la mexicana (de 2017), que llegó con la particularidad de ofrecerse únicamente con la opción de siete plazas.

Pero lo cierto es que ante la aparición de rivales producidos en el Mercosur (como los Jeep Compass y el reciente Toyota Corolla Cross), el Tiguan no terminaba de encajar, un poco por su origen y otro poco por esa disposición, que si bien supone un plus ante la competencia, supone un precio de entrada más alto.

Con la Taos producida en la planta argentina de Pacheco (ver más), Volkswagen se mete de lleno en el segmento, con altas probabilidades (justamente por la disponibilidad que supone su producción nacional) de erigirse pronto como el SUV más vendido de su clase.

La marca sabe de esto. Pese a una ausencia de años, en poco tiempo convirtió al T-Cross (ver prueba) en el SUV compacto más vendido en la Argentina.

La gama del Taos llega con tres opciones (ver más): una de lanzamiento ya agotada, otra Highline (la que probamos) y la Comfortline de entrada. Todas vienen con el motor 1.4 turbo, caja automática y tracción delantera, una combinación idéntica a la de la Tiguan más accesible.

Veremos si en algún momento el producto nacional suma una versión con el motor 2.0 y la tracción integral como sí tiene la Tiguan (ver prueba).


DISEÑO/ESTILO
El diseño del Taos tiene mucho (sobre todo en la trompa) de lo visto en el Atlas que se vende en Estados Unidos (un SUV de gran tamaño), con un capot elevado, casi plano y que le da un aspecto cuadrado y robusto al frente.

La versión americana del Taos, con respecto a la que debutó antes en China (ver más), gana un paragolpes con falsas entradas de aire y una “defensa” en forma de X terminada en negro que le da un aspecto más agresivo.

Pero sin dudas lo más distintivo del Taos es su parrilla iluminada (solo en la full) que continúa la iluminación led de los faros hasta llegar al nuevo logo de la marca. Es algo llamativo y novedoso que solo habíamos visto en algunos modelos premium.

El resto es lo que nos acostumbra VW, con un conjunto sobrio, un tanto aburrido y que no sale de la media, con un innegable aire de familia.

La Taos mide 4,46 metros de largo (24 cm menos que la Tiguan), 1,84 de ancho y 1,63 de alto, con una distancia entre ejes de 2,68 metros. Además es 7 cm más larga que la Compass, uno de los SUV medianos más compactos del mercado.


INTERIOR/CONFORT
Por dentro es aun más VW, ya que muchas de las partes son comunes con otros modelos: volante, tablero (con alguna función menos) y el nuevo sistema multimedia VW Play se los pueden encontrar en la familia Polo/Virtus/T-Cross/Nivus.

La terminación es mejor que en esos modelos (algo lógico ya que es un mediano), pero sin llegar al nivel que presentan los productos mexicanos de la marca en el segmento (la propia Tiguan y los Golf/Vento).

La presentación es buena a los ojos, pero los plásticos, todos rígidos (salvo en la contrapuerta delantera), son de menor calidad a la que nos acostumbró la marca con los modelos aztecas.

A esto se suman algunas cositas mejorables que seguramente tienen que ver con que manejamos una preserie, como ser filtración de ruidos por el parabrisas y algunos grillitos del sector posterior. Las que lleguen a los concesionarios deberán tener ajustados estos problemas.

Igualmente, se nota esmero en los comandos al volante, los de la climatización automática y en la pantalla táctil, que tiene una impecable respuesta, nitidez y acceso a las múltiples informaciones.

El VW Play aglutina todas las funciones, eliminado todos los botones físicos, incluso el de los modos de manejo, que en algunas unidades vistas en videos previos estaba al lado de la selectora, como en otros modelos de la marca.

Lo único engorroso de esa elección es que no hay una perillita para el volumen, aunque el conductor puede manejarlo desde el volante.

Desde la pantalla se puede desactivar el Stop & Start o el sensor de estacionamiento, o activar el modo nieve para la caja. Además, tiene aceitado el espejamiento de celulares, aunque los que tienen Android deberán seguir enchufando el cable para asociarlo.

La posición de manejo es muy buena, con regulaciones eléctricas en esta versión, pero lo que brilla es el espacio trasero, con muchísimo lugar para las piernas, más que nada para dos, porque el del medio sufre con un falso túnel central.

Además, el respaldo no es amigable con el que vaya en el medio ni puede reclinarse como en otros SUV del segmento. El ancho es considerable y la altura solo está penalizada por el techo panorámico que ofrece esta versión Highline.

El baúl va en sintonía con generosos 498 litros, pero por debajo aparece un auxilio temporal de los finitos, finitos. No siquiera se utilizó una llanta convencional con menos pulgadas y un neumático más ancho para compensar.

Por último, el equipamiento de confort es muy completo (incluso en el Comfortline) y solo se le podría reprochar la falta de estacionamiento asistido o el portón eléctrico.


MOTOR/PRESTACIONES
La mecánica del Taos es archiconocida por los clientes de VW: la traen los Polo y Virtus GTS, y los Golf, Vento y Tiguan producidos en México.

Se trata de uno de los mejores motores del mercado, al menos entre los que llevan los modelos producidos en la región. Ofrece un 1.4 turbo con 150 CV y un muy destacable torque de 250 Nm que se despierta ni bien se pisan las 1.500 vueltas.

Como dijimos, solo está disponible con la caja Tiptronic de seis marchas (con levas al volante) y la tracción simple. Si bien los otros medianos de VW traen una DSG, no es algo que se eche demasiado de menos. ¿Es mejor la DSG? Seguro, pero este motor de tan bueno que es se lleva bien con todo el mundo.

Eso se puede ver en las prestaciones: poco más de 9 segundos para llegar a 100 km/h y casi 7 para pasar de 80 a 120 km/h hablan de su eficiencia.

En los consumos mostró muy buenos registros a velocidades constantes, con casi 6 l/100 km en ruta, 7,5 en autopistas (dos buenos valores) y casi 11 en ciudad, lo cual no es tan destacable.

Aun no probamos la Corolla Cross naftera (la híbrida seguro destruye estos números) y a la Compass no tiene mucho sentido ponerla en la discusión porque está a punto de estrenar un motor turbo con ¡1.1 litros menos!

Los Equinox y C5 Aircross, que tienen un conjunto similar (1.5 y 1.6 turbo), pero con más potencia (172 y 165 CV) piden entre uno y dos litros más en todas las mediciones.


COMPORTAMIENTO
El equilibrio es una de las palabras que mejor le cae al comportamiento dinámico del Taos. Pese a tener una carrocería alta, la adopción de una suspensión trasera Multilink y la buena base que supone la plataforma MQB ayudaron a tener un correcto desempeño en cualquier terreno.

Por supuesto no llega al nivel de refinamiento que puede tener un Vento, ya que la carrocería se inclina más. Pero va firme y seguro incluso en maniobras de esquive.

Tampoco llega al desempeño de un 3008, por ejemplo, pero está entre los más eficaces de su clase, en sintonía con lo que ofrecen los Compass, Bronco Sport o Equinox.

Para el manejo a altas velocidades, no me gustó la dirección en su modo Normal, con una sobre asistencia que se disfruta en ciudad, pero se nota muy liviana para la ruta.

Lo bueno es que con el modo de manejo Sport se endurece bastante, algo que ayuda a quienes nos agrada una dirección más firme y comunicativa. Y lo más destacado es que con el modo Individual podés elegir la asistencia que más te guste sin tener que modificar los otros parámetros y jugar con las diferentes opciones.

En ciudad, la suspensión prueba que también se lleva muy bien con el día a día. Solo al elección de unos neumáticos de perfil bajo va a molestarte en algunos empedrados. Le hubieran calzado mejor unos de 16″ (los de 17″ están en toda la gama) pero sabemos cuánto pesa la estética en estas decisiones.

A la hora de salir de la ruta no hay que olvidar que es un 4×2, pero el buen despeje y el trabajo de las suspensiones le es suficiente para encarar caminos de ripio o tierra firme sin problemas.


SEGURIDAD
Muy buena dotación, que solo se consigue en esta versión Highline (la Comfortline viene con seis airbags, ESP y detector de fatiga) y que, por suerte, ya es común encontrar en las opciones más equipadas de muchos de sus competidores.

La full suma ayudas a la conducción como frenado autónomo de emergencia, control crucero adaptativo (con frenado y arranque automático) y alerta de punto ciego y de tráfico cruzado, solo debiendo el mantenimiento de carril.

Además, suma los faros I.Q. Light de excelente desempeño, con iluminación en curva, activación de luces altas y un rendimiento en la noche espectacular.

Los frenos también mostraron un buen desempeño, con 39 metros para detenerse de 100 km/h a 0, una de las mejores cifras entre los modelos del Mercosur.

En cuanto a las pruebas de choque, seguramente esté entre los modelos que Latin NCAP tiene para probar una vez que reanude los testeos. La lógica es que le vaya muy bien como sucedió con todos los últimos VW producidos en la región.


PRECIO/COMPETENCIA
Gracias a sus atributos, pero sobre todo a las condiciones actuales del mercado que benefician a los productos nacionales, Volkswagen Argentina tiene el ancho de espadas en la mano.

Hablando de valores, con lo difícil que es todo en estos tiempos de sobre precios, comparativamente el Taos Highline está bien ubicado: a 4.778.000 pesos es bastante más caro que el Corolla Cross naftero (a sorprendentes $3.820.000), está parejo la Bronco Sport (la 1.5, 4×4, a 47.400 dólares) y por debajo de Compass (4×4 a $5.814.100) y Equinox (4×4 a $5.941.900), siempre hablando de versiones full a excepción de la Bronco 2.0 de 250 CV.

Sin embargo, y pese a que la disponibilidad que ofrece la planta de Pacheco es alta, ya nos enteramos de algunos sobre precios que es cliente está dispuesto a pagar. Como siempre decimos (y más en este caso sin faltantes de unidades), lo mejor es recorrer varias concesionarias para dar con el mejor valor.

Además, a los tres mencionados hay que sumar en la contienda a los Citroën C5 Aircross, Ford Territory, Honda CR-V, Hyundai Tucson, Kia Sportage, Nissan X-Trail, Peugeot 3008 y Renault Koleos, que por su condición de importados cuesta más encontrar.

Lo cierto es que al Taos le va a ir muy bien en términos de venta. Seguramente se erija como el SUV de su clase más exitoso, porque además del gran empuje que supone ser fabricado localmente, también muestra sobrados argumentos como para convencer al cliente argentino.


Lo Bueno

Comportamiento equilibrado
Nivel de seguridad
Equipamiento de confort
Habitabilidad y baúl
Motorizción eficiente

Lo Malo

Gama con pocas opciones
Quinta plaza
Consumo urbano
Auxilio temporal
Calidad de algunos materiales


FICHA TECNICA

Motor
4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.395 cm3
Alimentación: Nafta
Potencia: 150 CV a 5.500 rpm
Torque: 250 Nm entre 1.500 y 3.800 rpm

Transimisión
Caja: Automática de seis marchas
Tracción: Delantera
Frenos: Disco ventilado/Disco

Tren de Rodaje
Suspensiones: McPherson/Multilink
Dirección: Eléctrica
Neumáticos: 215/55 x 18″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,468/1,841/1,624 mm
Peso: Sin 1.420 kilos
Baúl: 498 litros
Tanque: 50 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Acceso y arranque sin llave
Butaca eléctrica
Climatizador automático
Cargador inalámbrico de celuares
Control crucero adaptativo
Encendido automático de luces
Llantas de aleación
Pantalla táctil con cámara
Sensor de estacionamiento del/tras
Sensor de lluvia
Tapizado de cuero
Techo corredizo
Volante de doble regulación

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales y de cortina
Alerta de punto ciego
Alerta de tráfico cruzado
Apoyacabezas (5)
Cinturones inerciales (5)
Control de estabilidad
Frenado autónomo de emergencia
Isofix
Luces altas automáticas

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 9,3 s.
0-400 metros: 16,6 s.
0-1000 metros: 30,2 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en D: 6,8 s.

Frenada
100-0 km/h: 39,1 mts.
140-0 km/h: 69,3 mts.

Consumos
100 km/h: 5,9 litros/100 km.
130 km/h: 7,5 litros/100 km.
Urbano: 10,7 litros/100 km.

1 comentario
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL
  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Volkswagen Taos Highline

- Precio $4.778.000
- Potencia 150 CV
- Aceleración 0 a 100 km/h 9,3 seg.
- Consumo promedio 8,7/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

1 Comentario

  • Sergio
    14 junio, 2021, 2:24 pm

    Desabrida como casi todos los VW, pero seguramente un muy buen vehiculo…

    Ahora, los precios, que lejos quedan de los bolsillos.

    RESPONDER