Prueba: DS 3 Crossback So Chic

Probamos el SUV más chico de la marca premium de la ex PSA. Gran motor, diseño llamativo y combo atractivo, a un precio elevado.

Por: Martín Simacourbe
Fotos: M.S. y M.A.

Aunque muchos recuerdan al DS 3 (el modelo que derivó del Citroën DS3), este 3 Crossback nada tiene que ver con el hatchback que dejó de venderse a mediados del año pasado.

Apoyado en la nueva plataforma modular que entre otros da vida al Peugeot 208 argentino (ver pruebas), el más pequeño de los productos de DS sale a competir en el reducido nicho de los SUV/Crossover compactos premium. 

Sus competidores directos son el Audi Q2, el Hyundai Kona y el Mini Countryman, aunque también se anota el Toyota CH-R. Aún en su condición de híbrido, el modelo japonés comparte con el resto el hecho de brindar “algo más” que los SUV compactos hechos en la región o importados de China e India.

Ese “extra” se puede ver en la calidad, el diseño, el equipamiento, la motorización y también en el precio. En el caso del DS, el motor es el 1.2 tricilindrico con turbo que ofrece 155 CV (el mismo del futuro 208 GT, pero con 130 CV, ver más).

De una gama que quedó con solo dos versiones, probamos la menos equipada, aunque nuestra unidad tenía algunos elementos reservados a la Grand Chic.


DISEÑO/ESTILO

El aspecto de este DS 3 Crossback es uno de los argumentos más sólidos del modelo. Cada superficie ha sido trabajada para mostrar algo diferente. Aunque eso no siempre es sinónimo de belleza.

En general, el auto gusta y mucho, pero tiene sus detractores. Uno de los atractivos son sus enormes ruedas con llantas de 18″ y neumáticos con un perfil acorde a nuestras calles, que llenan bien el pasarruedas.

Esa elección resalta aún más por sus medidas compactas. Alcanza apenas 4,12 metros de largo y el alto queda a medio camino entre una berlina y un SUV. Por ejemplo, es 11 centímetros más corto y 16 más bajo que un Jeep Renegade.

La trompa es muy personal, con el diseño de los faros, las tiras led y una generosa parrilla cromada. En el lateral, además de las ruedas, destaca la “alerta de tiburón” (guiño al DS 3 original, que era 3 puertas) y el techo bitono. Atrás muestra líneas limpias y salidas de escape propias de un deportivo.

Otra de las cosas que llama la atención son las manijas de puerta al ras de la carrocería, que se despliegan al acercarse (tiene acceso sin llave) o al presionarlas.


INTERIOR/CONFORT

Por dentro, DS se ha encargado de buscar todavía más personalidad, lo cual repite la ecuación del exterior: no a todo el mundo le agrada.

En un ambiente de calidad y buenos encastres, hay una multitud de rombos por todas partes: en el tablero, la pantalla táctil, las salidas de aire, muchos comandos y hasta en los tapizados.

Con algunas pocas piezas heredadas de Peugeot (cómo la selectora o los brazos de la columna de dirección), los materiales son de buena factura y presentación, aunque los que emulan metales (cómo los de los levantavidrios, colocados en la consola central) merecen un mejor tacto.

¿Esa personalidad y calidad de construcción son suficientes para elevar a DS a una condición de premium? Es una pregunta de difícil respuesta. DS viene construyendo un camino interesante, pero aun le falta para pegar el salto que justifique lo que pide a cambio.

La posición de manejo es muy buena por la butaca y las regulaciones y el instrumental es íntegramente digital, pudiendo varias las vistas. Lo malo es que por su tamaño, para ver algunas informaciones hay que achinar los ojos. La pantalla táctil es de calidad y casi todo se comanda desde allí (cómo la climatización, algo que ya hemos criticado en otros PSA). 

Como dijimos, es uno de los SUV/Crossover más compactos entre los compactos y eso repercute en unas plazas traseras que no son del todo generosas, más que nada a lo ancho, ya que a lo largo y alto no queda mal parado.

Lo que sí molesta un poco, sobre todo a los niños, es una línea de cintura muy alta, que sumado al corte de la ventanilla posterior deja una sensación de encierro. Eso, y una luneta pequeña, también complica la visibilidad general.

El equipamiento de confort no trae grandes sorpresas como un techo vidriado o estacionamiento asistido. Está lo esperable y no mucho más, con faltantes como la cámara de retroceso, la butaca eléctrica o el cargador de celular, que quedan reservados al full.

El espacio de carga, con 350 litros y una muy buena presentación, está bien para una familia pequeña. Por debajo aparece el auxilio temporal, tipo galletita.


MOTOR/PRESTACIONES

Antes hablábamos de los extras que traen los importados. Y uno de ellos es la motorización. Salvo el Tracker, que monta un 1.2 turbo con 132 CV (ver prueba), no hay en el mercado regional un propulsor tan moderno como el 1.2 de PSA.

De tres cilindros y un leve ronroneo en frío (bien aislado acústicamente), el 1.2 es un ejemplo de modernidad y eficiencia (ya lo conocemos del C4 Cactus europeo, pero sin tanta potencia).

Los 155 CV permiten que este 3 Crossback acelere en menos de 9 segundos y recupere en menos de 7, cifras que son de lo mejor en el segmento, casi deportivas.

Al motor, que tiene una buena respuesta y un torque generoso a las pocas vueltas, lo acompaña una excelente caja automática de 8 marchas con levas al volante (que no giran con el aro) y un modo Sport que mejora levemente las reacciones.

El combo no solo brilla en las prestaciones, sino que también lo hace en los consumos: poco más de 5 l/100 km en ruta, unos 7 en autopistas y menos de 10 en ciudad.

Lo malo frente a algunos competidores, es que no ofrece una opción de tracción integral, algo que sí está disponible en los Q2, Kona y Countryman.


COMPORTAMIENTO

Lo primero que resalta al volante del DS 3 Croosback es que llevarlo de un punto a otro es una tarea muy agradable. La buena posición de manejo, la elevada calidad de la insonorización, el buen tacto del volante y la adecuada asistencia de la dirección suman para obtener esa sensación.

Y sin ser un deportivo, gracias a la fuerza del motor y un adecuado trabajo de las suspensiones, se defiende más que bien en lo dinámico. Aun así queda un paso detrás de lo que puede hacer un Audi Q2 o un Hyundai Kona.

Hay que saber que se está arriba de un crossover, lo que ya trae algunas limitaciones con respecto a una berlina compacta, sobre todo a la hora de tomar curvas cerradas, pero el Crossback vuelve a mostrar ese extra por encima de los competidores regionales (que no lo son tal, por el precio).

En el día a día, se nota que no está pensado idealmente para nuestras calles, con una suspensión que muestra ciertas asperezas. Lo bueno es que el rodado cuenta con cauchos generosos, lo que hace que los ocupantes no sufran tanto como en otros importados cuando aparecen cunetas o empedrados.

Y si bien no es un 4×4, el buen despeje lo ayuda a tomar algunos caminos de tierra, pero allí la suspensión vuelve a mostrar que lo suyo es el asfalto.


SEGURIDAD

La foto es engañosa porque el So Chic que está disponible en las concesionarias no viene con mantenimiento de carril. Este elemento y el control crucero adaptativo están disponibles en el Grand Chic (que vale 4.000 dólares más).

Son elementos que ayudan a la conducción y relajan el grado de atención si es que le vas a dar un uso intensivo en ruta y autopistas. Es un pack que está disponible únicamente en el Kona entre sus competidores.

De serie, este crossover ofrece frenado autónomo de emergencia, seis airbags, control de estabilidad y los excelentes faros matrix led, que son capaces de regular su poder para no encandilar e iluminan con una fuerza que deja en ridículo a las halógenas.

En la frenada mostró excelentes registros, con menos de 38 metros para detenerse desde 100 km/h y en las pruebas de EuroNCAP le fue bien, pero no tan bien, ya que obtuvo cuatro estrellas del total de cinco.


PRECIO/COMPETENCIA

El precio de este 3 Crossback So Chic es de 50.000 dólares (4.470.700 pesos al cambio de DS). El Grand Chic cuesta 54.000 o 4.887.000).

Es un precio que lo aleja y mucho de cualquier alternativa Mercosur (que no pasan de 3.5 millones los más caros), pero ya hemos visto que tiene más de un argumento para posicionarse por encima y que van más allá del propio deseo de DS de ubicarse en esa franja del mercado.

Ante sus rivales directos queda en una posición expectante: Audi ofrecía el Q2 de 150 CV a 44.600 dólares (hoy no figura en la página), Hyundai el Kona de 177 CV (y varias versiones con tracción integral y más equipamiento) entre 35 y 50 mil dólares y Mini el Countryman de 136 CV a 50.500 dólares. El Toyota CH-R híbrido está en 44.600 dólares.

¿Vale la pena? Vuelve a ser una pregunta complicada porque hay una infinidad de SUV medianos con prestaciones similares, mucho más espacio disponible y en algunos casos más equipamiento, todo por un precio similar. Eso sí, ninguno tiene el atractivo, sobre todo estético, del modelo de DS. Y eso tiene su precio.


Lo Bueno

Diseño atractivo
Motorización y caja
Prestaciones y consumos
Comportamiento dinámico
Calidad percibida

Lo Malo

Precio elevado
Espacio posterior
Auxilio temporal
Confort de marcha
Gama reducida


FICHA TECNICA

Motor
Naftero, 3 cilindros, 12 válvulas
Cilindrada: 1.199 cm3
Alimentación: nafta con turbo
Potencia: 155 CV a 5.500 rpm
Torque: 240 Nm a 1.750 rpm

Transimisión
Caja: automática de ocho marchas
Tracción: delantera
Frenos: discos ventilado/disco

Tren de rodaje
Suspensiones: McPherson/Barra de torsión
Dirección: Con asistencia eléctrica
Neumáticos: 215/55 x 18″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,118/1,791/1,534 m
Peso: sin datos
Baúl: 350 litros
Tanque: 53 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Acceso y arranque sin llave
Climatizador automático
Control crucero
Instrumental digital
Llantas de aleación
Pantalla táctil con cámara
Rueda de auxilio temporal
Sensor de estacionamiento del/tras
Tapizado con cuero
Volante regulable en altura y profundidad

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales (del/tras.) y de cortina
Apoyacabezas (5)
Asistente de arranque en pendientes
Cinturones inerciales (5)
Encendido automático de luces
Faros full led
Frenado autónomo de emergencia
Ganchos Isofix

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 8,6 s
0-400 metros: 16,3 s
0-1000 metros: 30,4 s

Recuperaciones
80-120 km/h en D: 6,7 s

Frenada
100-0 km/h: 37,5 m
140-0 km/h: 75,8 m

Consumos
100 km/h: 5,2 l/100 km
130 km/h: 7,1 l/100 km
Urbano: 9,8 l/100 km

2 comentarios
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL
  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

DS 3 Crossback So Chic

- Precio $4.612.500
- Potencia 155 CV
- Aceleración 0 a 100 km/h 9,2 seg.
- Consumo promedio 8,0/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

2 Comentarios

  • Adolfo
    12 febrero, 2021, 4:02 pm

    Que sin sentido son los SUV urbanos.

    RESPONDER
  • Sergio
    15 febrero, 2021, 9:28 am

    El diseño exterior mucho no me agrada. El diseño interior es único.
    De todos modos, ese precio lo hace medio prohibitivo

    RESPONDER