Informe

Autos eléctricos: ¿será el litio el próximo petróleo blanco?

Por este commodity, clave para la producción de baterías, se esperan inversiones de 1.500 millones de dólares a nivel local y exportaciones anuales por 800 millones.
4 / 5 / 2017 | 2 Comentarios
Los automóviles eléctricos están cada vez más cerca de la Argentina: YPF anunció que instalará postes de carga en 110 estaciones de servicio de todo el país, Dongfeng invertirá 300 millones de dólares para levantar la primera fábrica de eléctricos a nivel local y el Gobierno planea reducir el impuesto extrazona del 35 al 5 por ciento para los vehículos con propulsión alternativa que se comercializan en el territorio nacional por parte de terminales radicadas.

En este contexto, se puede pensar que el litio será el próximo “petróleo blanco”. Tal es así que se prevén inversiones por 1.500 millones de dólares y exportaciones anuales por 800 millones. Actualmente, el 80 por ciento de las reservas mundiales de este commodity que todavía no cotizan en Bolsa se encuentran en el “triángulo de litio” que forman Argentina, Bolivia y Chile.

El precio de la tonelada de carbonato de litio pasó de 5.000 a 7.500 dólares. El Ministerio de Energía y Minería de la Nación asegura que la Argentina incrementó su participación del 11 al 16 por ciento del mercado mundial el último año.


Argentina, en el top tres. Gráfico: El Cronista. 

El informe del diario El Cronista, que se reproduce a continuación, agrega más detalles sobre el commodity que puede llegar a provocar el tan ansiado “brote verde” a nivel local.

Cuando la próxima generación de autos eléctricos irrumpa masivamente en el mercado, el litio, un mineral que se extrae de los salares de la Puna, será el próximo petróleo blanco, o un "brote verde" de los que tanto espera la economía local. Todo indica que la próxima revolución automotriz vendrá por el lado de los vehículos eléctricos. El costo de las baterías de ión-litio para su funcionamiento (alrededor de u$s 25.000) es hoy uno de los obstáculos para su masificación. Pero el hecho de que Tesla esté construyendo una planta para fabricar 500.000 vehículos eléctricos al año, es toda una señal.

El 80% de las reservas mundiales de este commodity que aún no cotiza en Bolsa se encuentran en el llamado "triángulo del litio" entre Argentina, Bolivia y Chile; mientas que China, Corea del Sur y Japón (grandes fabricantes de electrónicos) son los mayores consumidores. Desde hace un par de años la demanda de litio supera la oferta, y el precio pasó de u$s 5000 a u$s 7500 la tonelada de carbonato de litio.

Según un informe del Ministerio de Energía y Minería, Argentina incrementó su participación del 11% al 16% del mercado mundial el último año. Actualmente existen dos proyectos en actividad en el país: Salar del Hombre Muerto, que produce desde 1957 en Catamarca; y el salar de Olaroz en Jujuy que comenzó en 2015 y alcanzará capacidad plena a fin de este año. En tanto hay una decena de proyectos mineros avanzados y treinta más en etapa inicial, que permitirán triplicar la producción, con inversiones por u$s 1500 millones y exportaciones anuales por más de u$s 800 millones.

A fines de 2016, la química Albermale fue una de las firmas que se apuntaron a la carrera del litio, a partir de un acuerdo con Bolland Minera para adquirir y explotar el salar de Antofalla, en Catamarca. "El uso de litio va a crecer exponencialmente con el auge de los autos eléctricos, y queremos capturar el 50% de la nueva demanda", destacó Stephen Elgueta, vicepresidente de Recursos de la compañía. "Planeamos invertir u$s 9,8 millones, empleando alrededor de 62 personas", declaró.

El problema es que, por el momento, la minería del litio utiliza grandes cantidades de agua y químicos que degradan el ambiente. Desde 2012, científicos del Inquimae (Instituto de Química y Física de los Materiales, Medioambiente y Energía) desarrollan liderados por el químico Ernesto Calvo, un método de extracción que, en lugar de evaporar salmuera (por cada gramo de cloruro de litio, se pierde un litro de agua) y utilizar soda solvay, introducen la salmuera en un reactor y obtienen el cloruro de litio en pocas horas, cuando el proceso convencional lleva cerca de un año y deja una montaña de residuos. El desarrollo fue patentado por el Conicet e Ytec (la empresa tecnológica de YPF) y resultó finalista en el concurso global "Mentes brillantes para Cambiar el Mundo" que se llevó a cabo en Boston en la incubadora de empresas de tecnología limpia más grande de Estados Unidos, Greentown labs.

En tanto, la química repatriada Victoria Flexer dirige en el Centro de desarrollo de materiales avanzados y almacenamiento de energía de Jujuy (Cidmeju) un proyecto con tres ejes de trabajo: la búsqueda de técnicas de explotación más sustentable, la síntesis de distintos compuestos que contienen litio, y el desarrollo de baterías con mayor capacidad de carga.

Pablo
jueves, 04 de mayo de 2017
Muy buena e interesante nota
Marcos A
jueves, 04 de mayo de 2017
la palabra millones esta de mas en el precio de la tonelada de litio, me parece