El Control de Estabilidad (ESP) cumple 25 años

El Control de Estabilidad (ESP) cumple 25 años

Salió al mercado hace un cuarto de siglo, pero ya una década antes Bosch empezó a desarrollar el mejor dispositivos de seguridad activa.

Si el cinturón de seguridad, junto con los airbags, es el mejor dispositivo de la seguridad pasiva (aquella que mitiga los efectos de un accidente), el control de estabilidad lo es cuando hablamos de seguridad activa (la que interviene para que no se produzca el siniestro).

Todo empezó gracias al trabajo de Bosch, que en 1978 había desarrollado el ABS. Con esa base, se buscó que una maniobra evasiva no terminara provocando casi las mismas que lo que se estaba evitando al girar bruscamente el volante.

En 1992, se llegó a un acuerdo con Daimler-Benz para desarrollar un sistema de producción en 36 meses. El debut se llevó a cabo en un Mercedes Clase S Coupé tope de gama en mayo de 1995.

Pero fue en 1997, cuando el flamante Mercedes-Benz Clase A volcó en la “prueba del alce” realizada por una revista automotriz sueca, que el ESP se popularizó. La alemana lo instaló de serie en su modelo más accesible y eso alentó al resto de los fabricantes, en un proceso lento pero sin pausas.

Los investigadores de accidentes de Bosch estiman que solo en la Unión Europea, el sistema ha salvado unas 15.000 vidas en los últimos 25 años, además de prevenir poco menos de medio millón de accidentes con distintas lesiones. En este cuarto de siglo, Bosch ha mejorado continuamente su sistema con la producción de más de 250 millones de unidades.

Todos los autos nuevos que se lanzan al mercado en la Argentina vienen con este dispositivo, pero recién será un equipamiento de serie para todos las unidades que se vendan a partir de 2022. En todo el mundo, el 82 por ciento de todos los vehículos nuevos están equipados con ESP, una cifra que en 2017 era del 64 por ciento.

Para explicar muy básicamente su funcionamiento, el ESP utiliza información sobre la dinámica del vehículo para detectar si el automóvil se dirige en la dirección que quiere el conductor. Si hay una discrepancia entre estos dos factores, mediante la comparación del ángulo de dirección y la trayectoria del vehículo (hasta 25 veces por segundo) el dispositivo reduce el par motor y frena individualmente las ruedas.

1 comentario
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

1 Comentario

  • Ezequiel
    20 mayo, 2020, 5:00 pm

    Define la compra de un 0 kilometro al menos en mi caso.

    RESPONDER