Concept extraños: Fiat Ecobasic (1999)

Concept extraños: Fiat Ecobasic (1999)

Este prototipo, que anticipaba un auto de producción muy económico gracias a inteligentes soluciones, finalmente no llegó a venderse.

A fines de 1999, Fiat presentó en el Salón de Bolonia (luego repetiría en el de Ginebra) al Ecobasic, un prototipo de extrañas formas y soluciones que estaba pensado no solo para ser expuesto una vez al año.

La idea de la marca italiana era la de crear un modelo de venta masiva (se hablaba de 200.000 unidades al año) por un costo cercano a los 5.000 euros. Era muy liviano y económico.

Para ello se valía de algunas soluciones inéditas o poco vistas para un automóvil de producción, como los paneles de plástico en casi toda la carrocería (incluso las ventanillas traseras eran de ese material), lo que evitaba el proceso de pintura, uno de los más contaminantes en la producción de un automóvil.

El estilo era similar al del Panda, aunque no se hablaba directamente de ser un reemplazante para el modelo nacido en 1980. Medía 3,48 metros de largo, 1,70 de ancho y 1,46 de alto, y pese a ser muy compacto, permitía trasladar a cuatro pasajeros cómodamente.

El extraño diseño, que incluía por ejemplo una sola puerta trasera, fue realizado por Roberto Giolito, el mismo creador del controversial Multipla, lanzado el año anterior. Antes que pongas el grito en el cielo por las ideas de este diseñador, tenés que saber que en 2007 fue el padre del nuevo 500.

Casi ninguna línea era convencional: parabrisas y luneta curvos, capot sellado con acceso diferenciado a los principales fluidos (líquido limpiaparabrisas, aceite, refrigerante y los bornes de la batería), línea de cintura partida, cuerpo con dos tonalidades y tazas del color de la carrocería. Eso sí, tenía un muy buen Cx de 0,28.

Por dentro no era menos sorprendente: casi toda la estructura tubular sobre la que se apoyaba el Ecobasic estaba a la vista y los elementos se montaban directamente allí, como la consola o los asientos con una simple tela recubriendo los caños, como lo hacían el 2CV o el Panda. Las plazas traseras se plegaban hacia los costados para agrandar el espacio de carga.

No tenía elementos de lujo, como aire acondicionado, dirección hidráulica, levantavidrios o limpialuneta, mientras que el instrumental solo ofrecía velocímetro y nivel de combustible.

El motor era el 1.2 Multijet turbodiesel de la familia que aquí conocimos con el Punto TD. Ofrecía 61 CV y un consumo menor a los 3 l/100 km. La caja era automática, ofrecía stop & start (algo no muy común en esos tiempos) y neumáticos de baja resistencia.

Como dijimos, no era simplemente un ejercicio de diseño y Fiat produjo 10 unidades que rodaron imaginando un futuro de producción y ventas. Incluso la prensa europea pudo tomar contacto con alguno de ellos.

Sin embargo, el “costo” de bajar los costos no lo hizo del todo rentable y a eso se sumaron las fuertes críticas que recibió el diseño del Multipla, que si salió a la venta. El Ecobasic se quedó en la nada y el nuevo Panda llegó sin ninguna de sus grandes soluciones en 2003.

Recién el año pasado, Fiat retomó algunas ideas del Ecobasic para volcarlas en el Centoventi (ver más), otro concept que promete pasar a la producción en el futuro. ¿Podrá?

1 comentario
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

1 Comentario

  • Marcos A
    18 mayo, 2020, 7:10 pm

    Frank Stepejnson no habia sido el que hizo el 500? acerca de este esperpento, solo decir que el Panda (feo pero no tanto) no llevo nada, es… otro episodio de concepts vendehumo

    RESPONDER