Café del domingo: nunca más un RCZ

Café del domingo: nunca más un RCZ

La crisis que sufrirán las automotrices tras el paso del Coronavirus acabará con muchas cosas: entre ellas los modelos aspiracionales.

Cuando era pibe, hace unos 20 años, el mundo del automóvil estaba lleno de esos modelos que aun los que no éramos (ni somos) millonarios podíamos sonar con comprar. Hablo de ese nicho que no tiene como principal motivación la movilización de las masas o las ventas masivas, sino despertar en los clientes la pasión misma del automóvil.

En esos tiempos había muchos ejemplos: Audi TT, Chevrolet/Opel Tigra, Citroën C3 Pluriel, Fiat Barchetta, Ford Cougar, Peugeot 206 CC o Volkswagen Beetle, solo por nombrar los que me vienen a la memoria.

Yendo para atrás la cosa era todavía más intensa: Fiat hizo un coupé de los 125 y 128, el Falcon tuvo un cabrio (ver más), Honda tenía el CR-X del Sol, había un sin fin de deportivos italianos, apareció el Renault Fuego y no sigo porque la lista podría ser interminable.

Lo que los une es que salían de la media, sin que por eso solo estuvieran disponibles para los de billetera ancha. Iban mucho más allá que un Golf GTi o similares, que tienen todo el mérito, pero que son un auto más con mucha potencia.

Todos esos modelos o versiones seguramente “perdieron” plata. Las marcas recuperaban las inversiones (ponele) fidelizando clientes. Además de ser un éxito en sí, el 206 debe haber vendido muchos más de los “5 puertas” gracias a haber tenido el revolucionario Coupé-Cabrio en su gama, una opción que no todos podían o necesitaban comprar.

En los 2000 la cosa se empezó a complicar porque con el asunto de la rentabilidad, los expertos en números le empezaron a ganar a los creativos dentro de las automotrices. Nostalgia pura para los que amamos los autos, pero algo totalmente lógico: nadie quiere perder plata.

Tengamos por seguro que una idea cuasi delirante y terriblemente costosa como el Avantime de Patrick Le Quément hoy no pasaría de un simple prototipo para exponerse (virtualmente) en uno de los salones internacionales que ya no existen. No hay lugar para el fracaso.

Pese a todo, del 2000 para acá siguió habiendo muchos ejemplos de este tipo de modelos: el Citroën C4 VTS es de 2004, el Nissan 350Z de 2005, el Alfa Brera de 2006, el Opel GT de 2007, el VW Scirocco de 2008, el Peugeot RCZ de 2009, el Renault Wind de 2010, en 2011 aparecieron el último de los Beetle y el Toyota 86 y el Fiat 124 es de 2016. ¿Te fijaste algo? Solo los modelos japoneses (370Z, ahora) siguen vivos.

Cuando la nota me daba vueltas en la cabeza, charlé con Guido Tonelli (mi ex compañero de Auto Test, que sigue sufriendo mis audios de dos minutos) y él me trajo el recuerdo del RCZ, que al fin y al cabo me pareció el mejor ejemplo de todo esto (de ahí el título de este café).

Una marca generalista se la juega y le saca un competidor al Audi TT (una automotriz con otras aspiraciones) apostando a un diseño espectacular, que nada recuerda al del 308 con el que comparte plataforma. Al igual que el resto de los ejemplos, las ventas no fueron masivas, pero la imagen de la marca del león voló por las nubes.

Sin embargo, Peugeot es una de las tantas automotrices que cada diciembre veía como los números del año no cerraban. Cuando llegó Carlos Tavares a comandar el grupo centró todo en los modelos rentables: recortó a diestra y siniestra, RCZ incluido. Y hay más, cuando el bellísimo concept e-Legend enamoró a todos, la “rentabilidad” rápidamente eliminó toda posibilidad de que alguna vez se produzca.

El miedo al fracaso (o a no dejar números positivos) no es algo privativo de la marca de PSA, ataca a toda la industria del automóvil. Mirá como estará todo de tabulado que ya ni te pido un descapotable o un deportivo de líneas impactantes, ahora casi no hay modelos de tres puertas en ningún mercado del mundo.

Lo único que queda fuera del radio del auto masivo es para millonarios (salvo contadas excepciones, como un Fiat 500 cabrio). De hecho, con cada crisis hay cada vez más Bugatti, Ferrari, Bentley, Porsche o Pagani, muchos esperando a ser revendidos como piezas de arte más que como automóviles deseosos de pisar un pianito a fondo.

Uf, llegamos hasta acá y todavía no nombramos al Coronavirus. Como a toda tipo de industria, este parate que andá a saber cuando termina, ya ha golpeado (y lo seguirá haciendo en el futuro producto de menos ventas) a las endebles economías de las automotrices.

La rentabilidad pasará de ser una palabra importante a la única que sobreviva a esta crisis, que ya se llevó puesto, por ejemplo, al proyecto conjunto de Ford y Volkswagen en Pacheco (ver más). Seguro que hay más razones detrás de esta decisión regional, pero la futura caída del mercado la volvió realidad.

Si modelos tan masivos como una pick up están sufriendo, con este panorama y mal que nos pese, olvidate que haya, al menos por unos cuantos años, algo parecido a un RCZ.

M.S.

3 comentarios
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

3 Comentarios

  • Esteban
    5 abril, 2020, 10:41 am

    Muy cierta tu nota, las diferentes crisis fueron deshojando la margarita del deportivo/exótico en casa para muchos.
    También es verdad que muchosmás ”domensticos” se pueden poner al lado de cualquier deportivo, ofreciendo un nivel de polivalencia muy superior. Hasta hace poco en la plataforma de Vw puedo tener un golf(gti) una variant, un beetle o un scirocco.
    Quizás el ejemplo es muy lineal pero por demás gráfico.
    Con cada crisis perdemos, coupes, hacth 3 puertas, pistones y cm3 pero siempre le vamos a encontrar el lado apasionado.

    RESPONDER
  • Adolfo
    6 abril, 2020, 4:40 pm

    Que lindo que era el RCZ, tan inolvidable como el 504

    RESPONDER
  • Rober
    13 junio, 2020, 3:02 am

    Buena nota Martin.
    Es cierto lo de los autos capricho, que ya van mermando. Se mantienen algunos como el Veloster. Tal vez las marcas buscan que esos nichos sean ocupados con modelos mas a la moda, como lo hizo acá Peugeot con el 3008. O sea, el lugar del RCZ lo ocupo 3008. Que hoy en solo podría ser superado por el 508 GT, que es una hermosura ese auto y estaba en planes traerlo.
    Los 3 p que desaparecieron una lastima.

    RESPONDER