Los Torino que no fueron

Los Torino que no fueron

El “auto argentino” tuvo un rediseño propuesto por Pininfarina y una segunda generación desarrollada por Renault. Ninguna llegó a la producción.

Por Martín Simacourbe

La historia de los Ford Falcon que no fueron (ver más) es una de las notas más vistas de los últimos años en AutoWeb. Ahora nos metemos con otro ícono de nuestra industria, el Torino, y las versiones que no llegaron a ver la luz: tres historias que vale la pena conocer.

Las recopilaciones de estos proyectos truncos surgieron, como en la del Falcon, de unas cuantas fotografías que deambulan en la web, archivos de portales como Car Desing Archives o Retrovisiones y el aporte de Franco Cipolla, autor del libro “El Torino”.

La historia del Torino original, resumidísima, partió de la de la necesidad de IKA de producir en la Argentina un modelo por debajo del Rambler, para lo cual se recurrió al carrocero Pininfarina para rediseñar, con estilo europeo, el Rambler American estadounidense.

Pero ni bien terminó su trabajo, la casa italiana se puso a trabajar en el futuro rediseño del modelo (foto de arriba). Los cambios se centran en la trompa, sin los faros circulares sobresaliendo de la línea del capot. Prueba de la mano de Pininfarina es el Fiat 130 Coupé (foto de abajo) que apareció en 1971, con líneas similares.

Fiat 130 Coupé de 1971. Presentado por Pininfarina en el mismo estudio del rediseño del Torino (notá el piso giratorio debajo de ambos modelos).

Como sabemos, el renovado Torino fue descartado por IKA. Pero además, se dice que el rediseño que el modelo nacional adoptó en 1970 (con una nueva parrilla y faros traseros, entre otros cambios) fue para dejar de pagar el royalty a la casa italiana.

La otras dos historias están entrelazadas por que forman parte del mismo proyecto, solo que uno se desarrolló en Francia y el otro en Córdoba, en tiempos en que aunar voluntades no era tan simple como proponer una videollamada.

Pese a que el Falcon continuaba siendo el de siempre (más allá de sus rediseños), la llegada de modelos más modernos como el Chevy o el Peugeot 504 (también diseñado por Pininfarina), llevaron a Renault, que ya había tomado buena parte del control de IKA, a pensar a comienzos de los setenta en una segunda generación del Torino, con un estilo todavía más europeo que el del original.

Sin datos demasiado precisos, se podría decir que en paralelo se inició en Francia y Argentina el desarrollo para suceder al Torino. En Europa formó parte de un proyecto que luego derivó en el 127, punto de partida del R20/30, mientras que acá fue bautizado como R40.

El modelo realizado en Córdoba.

Las líneas de ambos proyectos dejan en claro que formaban parte de un mismo desarrollo, pero hay diferencias sutiles entre ellos. Del europeo hay dos trompas bien diferentes: una casi idéntica a la que descansa en el Museo del Automóvil de Córdoba, y otra con faros doble redondos.

La maqueta francesa, vista del lado coupé.

Además, el europeo posee de un lado dos puertas y del otro una, para simular las versiones coupé y sedán en una misma maqueta. En cambio, el argentino sólo se desarrolló con una silueta. En la cola, ambos son prácticamente idénticos y solo la composición interna de las luces difiere.

Vista trasera del cordobés.

El francés de atrás, con las dos puertas del lado izquierdo.

Un dato curioso es que ambos proyectos mantenían el toro rampante en la parrilla, sin ninguna presencia del rombo de Renault, algo que recién apareció en 1979 en el Torino argentino.

Hay más curiosidades: el parabrisas del modelo argentino es en realidad una luneta de R12, algo que parece ser igual en la versión europea (de hecho el modelo parece tener el mismo vidrio adelante y atrás).

El R40 descansa en el Museo del Automóvil de Córdoba.

Otra rareza es que la foto de la presentación en Francia, con Robert Broyer (diseñador de los Renault 12 y 14) junto a la maqueta, se realizó en La Garenne, donde los diseñadores de Peugeot presentaban sus modelos a la directiva.

El R40 en la terraza de La Garenne, el mismo lugar donde se expusieron los primeros Peugeot 205 (ver más).

No hay error: eran tiempos en que ambas marcas francesas se unieron para desarrollar un rival del exitosísimo Citroën DS, pero la relación no llegó a mayores y solo derivó en la producción de un motor V6 que también utilizó Volvo. ¿Te imaginás un Torino con un león en la trompa?

¿Por qué finalmente el Torino II o R40 no llegó a la producción? No hay una razón concreta, pero mucho tuvo que ver el fallecimiento del presidente de IKA, Ivon Lavaud, en un viaje a Francia en 1973, a bordo de un avión de Varig que se estrelló cerca del aeropuerto de Orly (foto de arriba). Se dice que el francés era el principal promotor del nuevo modelo.

Además, para ese tiempo, todo el mundo sufrió la escasez de combustible producto de la crisis de petróleo, algo que impactó fuertemente en el desarrollo de un modelo del tamaño del R40 en Europa.

Así, Renault Francia se decantó por un modelo más pequeño y con líneas más modernas como el R20/30 nacido en 1975, y Renault Argentina (que también se formó en 1975) mantuvo al Torino con nuevos rediseños hasta 1982, cuando el 18 ya había tomado el lugar de modelo de prestigio de la firma francesa en el país.

Boceto del proyecto 127, ya con el rombo en la trompa.

25 comentarios
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

25 Comentarios

  • Fernando de lima Bs as
    27 marzo, 2020, 12:04 pm

    Excelente!!!!

    RESPONDER
  • vanu
    27 marzo, 2020, 7:21 pm

    el R40 como le decían tuve la oportunidad de ver, y gracias a dios no se produjo, un Torino al lado de este es mil veces mejor, sobre todo estéticamente, IKA no se tendría que haber aliado nunca con Renault porque fue la que mató al modelo, el Torino tenía todo para ser un deportivo americano mas, un enfoque más Americano como sus raíces hubieran sido lo más acertado

    RESPONDER
    • Martin@vanu
      27 marzo, 2020, 9:57 pm

      Los diseños reflejan que no entendieron nada. Ika no tendria que haberse asociado a Renault.

      RESPONDER
  • Martín
    27 marzo, 2020, 10:46 pm

    Prendan fuego al ‘engendro’ q descansa en el museo del automóvil!!! Como orgulloso poseedor d una Torino ZX ’81, ver ésa inmundicia, duele el alma.

    RESPONDER
    • Domingo@Martín
      28 marzo, 2020, 1:19 am

      Tenés razón!!!! Una bazofia

      RESPONDER
    • Facundo@Martín
      31 marzo, 2020, 2:33 am

      ¿Tan manija como para quemar parte de nuestra historia? ¿No será mucho?
      Pensalo así: si se hubiese fabricado el R40, habríamos tenido una continuidad con el Torino, de donde sacar más piezas, y quizás hasta tecnología moderna fácilmente adaptable, como piezas más ligeras, inyección electrónica… ¿quién sabe?

      RESPONDER
  • Nicolás Franchi
    27 marzo, 2020, 11:50 pm

    Excelente nota Sr. Anticonceptivos. Yo vi ese prototipo una noche en el estacionamiento de un restaurante del Cerro de las Rosas, allá por 1974. Yo estacione mi R 12 justo a su lado. Me llamo la atención y lo investigue prometidos lados. Al agacharse a ver debajo comprobé todo los elementos de suspensiones y transmisión del Torino. Al salir coincidimos con quien manejando a hacerse raro coche. Era el Sr. Tinto Teleki, ejecutivo de Ika Renault. Saludando, le pude preguntar sobre el auto. Me contó precisamente la primera parte de la historia, pero estaban muy decepcionados porque no les confirmaban nada desde Francia. Hoy en día, lo he visto cada vez que voy al Museo de la Industria, en Barrio Gral. Paz. Saludos desde Córdoba de un fanático ika-renolero (tuve 16 modelos de Santa Isabel).

    RESPONDER
  • Hernán Martínez
    28 marzo, 2020, 12:29 am

    Coincido con que Renault mato a IKA. Lamentablemente los franceses compraron IKA para posicionar sus productos, sin interesarles ni Jeep, ni Rambler, ni Torino.
    Por eso me molesta que digan que Torino es Renault.

    RESPONDER
    • Domingo@Hernán Martínez
      28 marzo, 2020, 1:22 am

      Es cierto. Hay que recordar que a otras marcas no les convenía el Torino. Como hicieron con el Rastrojero. De su época y bastante más, no hubo otro auto como el Torino

      RESPONDER