Prueba: Peugeot 2008 Sport THP

Probamos la renovación del SUV compacto de Peugeot que mantiene motor y la caja manual. Sutiles cambios estéticos para seguir vigente.

Por Martín Simacourbe
Fotos: M.O.

A tres años de su presentación en la Argentina, el Peugeot 2008 adoptó su primer restyling, que afectó a la estética, pero no a la gama, motorizaciones o equipamiento. La única novedad fue la adopción de la caja automática para el motor THP (como ya ofrecía el Citröen C4 Cactus), aunque nosotros probamos en esta ocasión la tradicional manual de seis marchas.

Como el 2008 tardó en llegar a nuestro mercado (su debut en Europa se dio en 2013), en el Viejo Continente ya existe una nueva generación que, al igual que sucedió con el 3008, muestra un estilo mucho más emparentado con los SUV, alejándose del 208, que también estrenó nueva generación (la del hatch llegará a mediados de 2020 a la Argentina).

De hecho, el 2008, pese a que es un claro rival en la región de los EcoSport, HR-V, T-Cross, etc., es más una rural con estilo aventurero del 208 que un SUV genuino. Toda la sección delantera es la misma de la berlina y los cambios se ven a partir del parante central, con la adopción de un techo sobre elevado y un portón más vertical para aumentar el espacio de carga.

Como dijimos, la gama es la de siempre en cuanto a niveles de equipamiento (son cuatro), motorizaciones (una aspirada y un turbo, ambas con 1.6 litros) y dos tipos de caja (manual y automática), ofreciendo seis opciones al mercado, una de las más prolíficas en su clase, con precios que van de los 1.196.800 a los 1.682.000 pesos.


DISEÑO/ESTILO
La gran novedad se da en la parrilla, que como otros modelos de la marca suma el león en el centro junto a la palabra Peugeot. También son nuevos los paragolpes, con un plástico que rodea a los faros antiniebla diferente al que estrenó en su momento el modelo en Europa.

Con esos cambios también varió el capot, aunque las ópticas siguen siendo las mismas. El conjunto se nota más moderno y con un aspecto más aventurero, ya que también se eliminaron todos los cromados, no solo los de la trompa, sino también el que estaba por encima de la ventanilla trasera o el de los espejos.

El 2008 también sumó protecciones plásticas en los guardabarros y nuevas llantas en el lateral, pero atrás no hay novedades de importancia, suficiente como para sobrevivir unos tres años más (al menos), cuando debería arribar la nueva generación.


INTERIOR/CONFORT
El restyling no pasó la puerta, porque adentro no hay novedades. Lo más nuevo es la pantalla de nueva generación, pero ya la ofrecía la versión anterior. Es más veloz e intuitiva, aunque la reubicación del USB (antes delante de la selectora, cerca de un portaobjetos, al marco de la pantalla) no es del todo práctica.

La terminación tampoco ha mejorado y en ciertos materiales (muy puntuales, por suerte) parece extrañar la de hace unos años. Sin embargo, el ajuste es correcto y tanto el volante, como la selectora o los comandos dan sensación de calidad.

Lo que sigue imperturbable es la posición de manejo. Soy de los que la critica, pero es evidente que Peugeot ha recogido elogios de su clientela ya que desde que debutó no ha dejado de sumarla a cuanto modelo ha presentado.

Para los que no la conocen, gracias a un volante pequeño, el tablero se ve por encima de él y el panorama visual es mayor. Lo que a mí no me gusta es que impide poner el volante donde uno quiere (en mi caso bien elevado) y hay que ajustarse a lo que el conjunto ofrece, en vez de ser al revés.

Discusiones (a estas alturas bizantinas) al margen, en poco tiempo uno se adapta y valora el buen grip y lo maniobrable que es el volante. El tablero es completo, pero mal no le vendría una renovación para el display central.

La butaca es cómoda y el mix cuero/tela es, sin dudas, la mejor opción. También aporta lo suyo el techo panorámico. Lo malo es que no se abre 7 que la cortina que lo cubre es 100 por ciento opaca, lo que trae algunos trastornos los días de mucho calor.

Esa concepción antigua de la que hablábamos antes (ser una rural y no un SUV de ley) repercute en unas plazas traseras no del todo espaciosas. Si bien hay más lugar que en un 208, está por detrás de muchas propuestas del segmento y a mucha distancia de lo que ofrecen Duster, Captur o T-Cross, por ejemplo.

El baúl ofrece lógicos 400 litros y por debajo aparece una rueda que si bien no es de las finitas, tampoco tiene una llanta con el mismo tamaño de las titulares.

Por último, el equipamiento del 2008 siempre fue destacado en su versión full, pero con el correr de los años y la aparición de rivales con elementos novedosos (como acceso y arranque sin llave), no ha sumado nada nuevo. Para colmo, con el rediseño perdió el sensor de estacionamiento delantero y el asiento trasero bipartido. Sin embargo, para su precio, el nivel de equipamiento es abundante.


MOTOR/PRESTACIONES
Lo mejor del 2008 ha sido siempre su gama de motores. El aspirado es un buen “entrada de gama” y el THP es de lo mejor del mercado, donde quiera que compita.

En su momento el 2008 tenía el motor más potente del segmento (hoy solo superado por el EcoSport 2.0 de 170 CV) gracias a este 1.6 turbo de 165 caballos que ofrece una excelente respuesta en todo régimen, sin necesidad de estar esperando que la turbina entre en acción, ya que el torque se encuentra desde las 1400 vueltas.

Con el bajo peso del modelo, las prestaciones son dignas de un deportivo, con menos de 8 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h (casi la mitad de lo que tarda un T-Cross), algo que no vas a estar valorando en un semáforo, pero que si da una idea del poder que tenés bajo el pie derecho.

Eso también se nota a la hora de los sobrepasos, con una caja que si bien es de recorridos largos, permite hacer con precisión los cambios, con una selectora de buen grip.

Aunque una de las novedades de la renovación ha sido la incorporación del caja automática (una deuda que Peugeot tardó demasiado en pagar), valoramos que se mantenga la opción manual, algo que pocos rivales ofrecen cuando se trata de la versión más equipada de la gama.

Los consumos son acordes a lo que puede esperarse de un motor turbo con una cilindrada relativamente pequeña, con muy buenos registros en ciudad y ruta (con 6 y 8 l/100 km, respectivamente), aunque no tan elogiosos en la ciudad, donde pide casi 11 l/100 km.


COMPORTAMIENTO
Lo primero que noté cuando me subí al 2008 (algo que no pasaba desde su presentación allá por 2016) es que el tren delantero perdió algo de dureza a la hora de convivir con el poder del THP.

Pese a que es algo que no atenta contra la seguridad, ni bien se pisa el acelerador (tampoco hace falta hundir el pie), la trompa se eleva como un toro salvaje y se vuelve a apoyar al instante. Es algo que no me había pasado con el 2008 original, pero que según averigüé, ya ocurría con las versiones anteriores al rediseño (algo comprobable desde un café cerca de un semáforo).

Esa falta de firmeza también se siente en curvas pronunciadas, aunque con menor incidencia, ya que en general, el 2008 tiene un buen comportamiento dinámico, apoyado en un chasis que ha dado muestras de confiabilidad en el 208 (una de las mejores berlinas de su clase en cuanto a calidad de manejo). Ante alguna pérdida aparece el control de estabilidad, que lamentablemente no se ha incorporado a las versiones con el motor 1.6 de 115 CV.

La mejor cara la muestra entonces en la ciudad y en los caminos de tierra, donde el buen despeje, el acertado confort de marcha y una dirección liviana pero que se endurece ante la velocidad, entregan un alto placer de conducción.

Si vamos al off road, como casi todos los rivales de su segmento, el 2008 no ofrece tracción integral, pero a cambio brinda el Grip Control, que ayuda a encarar algunos terrenos complicados gracias a un trabajo específico del ESP sobre el tren delantero (al estilo del viejo Locker de Fiat). No te va a servir en pleno barro, pero es un plus en tierra mojada y algunos circuitos de arena.


SEGURIDAD
Como decíamos antes, han aparecido rivales que dejaron el otrora muy buen equipamiento del 2008 algo retrasado. Uno de ellos, encima, ha sido su primo, el Cactus, que sumó ayudas a la conducción que el modelo de Peugeot ya no va a ofrecer. Salvando eso, la dotación es de las mejores en el caso de esta versión Sport, con seis airbags y control de estabilidad.

Si bien no ha habido pruebas de Latin NCAP para saber su desempeño ante choques, la floja calificación del 208 (con el que comparte la zona delantera) hace pensar que este 2008 tampoco podría hacerse con las cinco estrellas.

Tampoco ha sido el mejor el desempeño de los frenos, con casi 42 metros pero con un pedal de buena dosificación, ni las luces, que con halógenas comunes no brindan una gran iluminación.


PRECIO/COMPETENCIA
A diferencia de lo que sucedía cuando apareció (era de los más costosos), hoy el 2008 se ubica como una de las opciones más equilibradas del segmento siempre y cuando hablemos de una versión full.

Esta Sport manual cuesta 1.621.900 pesos, 60.000 menos que la nueva Sport automática. Nombramos esta última porque en general los rivales ofrecen este tipo de caja en los tope de gama.

Por orden, los full rivales fabricados en el Mercosur cuestan 1.56 millones (Renault Captur, 115 CV), 1.61 (Chevrolet Tracker, 140 CV y 4×4), 1.62 (Citroën C4 Cactus, 165 CV), 1.72 (Jeep Renegade, 130 CV), 1,74 (Nissan Kicks, 120 CV), 1.84 (VW T-Cross, 110 CV), 1,90 (Honda H-RV, 140 CV) y 1.93 (Ford EcoSport, 170 CV), es decir, casi siempre más caros.

Como decíamos, el Cactus (con el mismo THP) está muy bien equipado en seguridad y hace una diferencia con eso, pero el resto no ofrece mucho más que el 2008 a un precio similar en cuanto a equipamiento (sí el T-Cross, a más de dos millones de pesos), pero la motorización puede ser la clave, si es lo que estás necesitando, para decantarte por el modelo de Peugeot.


Lo Bueno

Potencia disponible
Confort de marcha
Prestaciones
Gama amplia
Grip Control

Lo Malo

Espacio posterior
Inclinaciones del tren delantero
Recortes en equipamiento
Posición de manejo
Antigüedad del estilo


FICHA TECNICA

Motor
4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.598 cm3
Alimentación: Nafta
Potencia: 165 CV a 6.000 rpm
Torque: 24,5 kgm a 1.400 rpm

Transimisión
Caja: Manual de seis marchas
Tracción: Delantera
Frenos: Disco ventilado/Disco

Tren de Rodaje
Suspensiones: McPherson/Barra de torsión
Dirección: Eléctrica
Neumáticos: 205/60 x 16″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,170/1,739/1,556 mm
Peso: sin datos
Baúl: 402 litros
Tanque: 55 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Butaca regulable en altura
Climatizador automático bizona
Llantas de aleación
Pack eléctrico
Pantalla táctil con cámara
Sensor de estacionamiento
Sensor de lluvia
Tapizado de cuero/tela
Techo eléctrico
Volante de doble regulación

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales y de cortina
Apoyacabezas (5)
Cinturones inerciales (5)
Control de estabilidad
Encendido automático de faros
Faros antiniebla trasero
Isofix

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 7,9 s.
0-400 metros: 15,9 s.
0-1000 metros: 29,2 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en 4°: 6,7 s.
80-120 km/h en 5°: 8,6 s.
80-120 km/h en 6°: 11,6 s.

Frenada
100-0 km/h: 41,7 mts.
140-0 km/h: 79,1 mts.

Consumos
100 km/h: 6,1 litros/100 km.
130 km/h: 8,0 litros/100 km.
Urbano: 10,9 litros/100 km.

  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Peugeot 2008 Sport

- Precio $ 1.621.900
- Potencia 165 CV
- Aceleración 0 a 100 km/h 7,9 seg.
- Consumo promedio 9,8/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply