Hace 20 años se despedía el Peugeot 504 argentino

Hace 20 años se despedía el Peugeot 504 argentino

En diciembre de 1999, tras 30 años, Peugeot dejaba de producir un modelo icónico del mercado argentino. Repasamos su historia.

Hace muy pocos meses, el Peugeot 504 cumplió 50 años de su presentación en la Argentina (ver más), pero 2019 también representa un número redondo en la historia, ya que el modelo fue discontinuado en diciembre de 1999, tras 30 años de vida.

El 504 fue el modelo más longevo en la historia de la industria nacional y uno de los más producidos en cuanto a números, solo superado por modelos que durante este siglo aprovecharon el intercambio comercial con Brasil.

Su carrera nacional comenzó en agosto de 1969, cuando fue presentado en el país, producido en la planta que SAFRAR (Sociedad Anónima Franco Argentina) tenía en Berazategui.

Había pasado solo un año de su debut en Europa, donde también causó una revolución. Fue elegido Auto del Año europeo en parte gracias al exquisito diseño de Pininfarina (ver cómo se gestó su diseño).

Más allá que ya existía el 404 (al que debía reemplazar pero que convivieron más de una década), el 504 significó un quiebre en el mercado nacional, poniéndose a medio camino entre las propuestas económicas de las marcas europeas (Fiat, Citroën y Renault) y los enormes sedanes americanos de Ford, Chevrolet, Dodge, Rambler y Torino.

Apareció en el mercado con un motor 1.6 de 76 CV, pero pronto sumó el 1.8 de 87 CV y mas tarde el 2.0 de 96 CV, que en la versión TN alcanzaba los 110 CV. Como buen Peugeot, también hizo punta entre los diesel, con el Indenor 2.3 de 70 CV.

A lo largo de los setenta aparecieron rivales más cercanos, como los Fiat 1600/125, Dodge 1500, Ford Taunus, Opel K-180 y Renault 12, que con distintas características apuntaban al cliente de clase media que buscaba un sedán.

Con unos pocos cambios estéticos (el doble faro redondo pasó a ser el trapezoidal con el que se ofreció en Europa), el 504 llegó hasta los ochenta, cuando SEVEL tomó el control de Peugeot en la Argentina y mudó la producción a El Palomar (ver historia de los Peugeot fabricado en la Argentina).

En 1981 el 504 tuvo que readaptarse con una propuesta menos lujosa debido a la llegada del 505, pero también hacer frente a una competencia mucho más fuerte con el arribo del Renault 18. Eso lo obligó a modernizar sus líneas y en 1982 adoptó plásticos en los paragolpes, parrilla, baguetas y espejos, nuevas tazas y cambios en el interior.

En ese tiempo aparecieron las dos variantes de carrocería que completaron la gama. Sin los coupé y cabrio que se quedaron en Europa, el 504 nacional sumó la pick up (que con más de una tonelada de carga le hacía frente a la Ford F-100) y la familiar con tres filas de asientos.

Pese a la antigüedad y los rivales, en 1994 el Peugeot 504 logró su mejor año en ventas, con casi 25.000 unidades patentadas. Fue luego del último cambio estético, con un nuevo diseño firmado por Pininfarina, en el que los paragolpes plásticos ganaban terreno, cambiaba todo el interior y también la cola, con el portapatentes en el paragolpes y una versión con luces traseras horizontales unidas por un aplique negro.

También cambió su posición en el mercado. Se plantó como un auto económico (ya no podía competir mano a mano con otros más modernos) y fue muy elegido por su robustez y confiabilidad como taxi.

Contando las tres carrocerías (de la familiar apenas se hizo un puñado), el 504 totalizó 496.693 unidades producidas en la Argentina. Fue el récord del siglo XX para nuestro mercado y el auto más fabricado por la marca francesa en el país con el mismo nombre.

 Así se presentó en 1969. El techo corredizo fue por mucho tiempo un distintivo en su clase.

La presentación se hizo en el Autódromo de Buenos Aires.

En los 70, ya con el faro trapezoidal y las manijas embutidas, tuvo un sinfín de versiones.

La rural llegó primero importada y luego se hizo en la Argentina, pero se produjeron pocas unidades.

La pick up tuvo mucho éxito y también se produjo hasta 1999.

Así quedó el 504 con el último rediseño. Mucho plástico, tal cual era la moda.

La última cola del 504, con los faros horizontales y la patente rodeada de las luces de retroceso.

3 comentarios
Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

3 Comentarios

  • Vando
    10 diciembre, 2019, 11:28 am

    Excelente nota, muy completa. Fue un auto deseado durante muchos años por los jóvenes y no tan jóvenes de aquellos años. Todavía hoy en día pueden verse algunos circulando en la calle, aunque la mayoría no en tan buen estado. También fue un auto muy buscado por los taxistas de todo el país por la comodidad tanto para el conductor como para el pasajero. En algún momento la publicidad de aquel momento hacía referencia a la calidad de su andar que era diferente a todos los demás.

    RESPONDER
    • Autoweb
      Autoweb@Vando
      10 diciembre, 2019, 11:32 am

      Compartila en tus redes Vando. Abrazo y gracias.

      RESPONDER
  • Gonzalo
    12 diciembre, 2019, 11:26 pm

    Martín,
    Casi excelente la nota, te faltó poner una foto del tuyo con los foquitos amarillos!! Jajaja
    Autazo!
    La versión del 94 no tenía comparación en cuando a confort de marcha, entre la suspensión y lo mullido de los asientos, no sentías ninguna molestia al andar.
    Que nostalgia!

    RESPONDER