Prueba: Volkswagen Gol Comfortline Automático

Por primera el Gol vez trae una caja automática (no automatizada) y su funcionamiento es de primera. Un clásico que no se rinde y mejora.

Texto y fotos: Matías Antico

Se acaban de cumplir diez años de la última gran renovación del Gol. O dicho de otra manera, del lanzamiento de la tercera generación, que en 2009 no sólo cambió por completo el diseño sino también las proporciones y la mismísima concepción.

Es que por primera vez colocaba el motor en posición transversal como ya lo hacía el 99% de los autos compactos modernos. Luego, a fines de 2012, vino una pasada en limpio y cuando parecía que llegaba la jubilación, meses atrás presentó un último rediseño, adoptando básicamente la trompa de la Saveiro, con ópticas más grandes y una pasada en limpio de parrilla y paragolpes.

Pero eso no es todo, ahora suma a la gama una inédita versión automática. Y a no confundir con la ya discontinuada “iMotion”, que era básicamente una automatización de la caja mecánica convencional robotizando el accionamiento del embrague y del pase de cambios.

Nada de eso. Esta es una caja totalmente automática, con convertidor de par, como nunca tuvo, que lo convierte además en el primer Gol de la historia con seis marchas. Se trata de una transmisión de la japonesa Aisin, reconocida por su durabilidad y buen funcionamiento, y probada en infinidad de modelos de diversas marcas. Es básicamente la misma que traen algunos PSA (C3, C4, C4 Cactus, 208, 301, etc.).

Lo interesante es que esta variante automática no viene con el clásico motor 1.6 de ocho válvulas sino con el más eficiente 1.6/16v de 110 CV (9 CV más que el otro), siendo el primer Gol –salvo el GTI– en tener motor de 16 válvulas, al menos en el mercado argentino. De esta manera el “Golcito” se beneficia con el mismo combo mecánico de Polo y Virtus, que a nivel de prestaciones son medio “lenteja”, pero en este caso con menos peso la cosa viene más ágil.


CAJA AMIGABLE

Las brusquedades y la lentitud del sistema iMotion quedaron en el olvido. Esta caja pasa los cambios suave y rápidamente. Además, en el modo normal aprovecha un buen rendimiento del motor en baja para hacerlo a regímenes moderados, lo que ahorra consumo.

Pero entiende la necesidad de potencia cuando pisamos el acelerador, bajando cambios rápidamente y estirándolos hasta la zona roja del cuentavueltas. También está la función Sport, que nos brinda un manejo más o menos así por default.

Y lo mejor es que tiene mando secuencial desde el selector (típico VW, con excelente tacto y respuesta), pero no incluye levas en el volante, que siempre suman practicidad.

Gracias a todas estas opciones, es una transmisión que se adapta perfectamente al manejo diario urbano pero también a la conducción en ruta por cualquier tipo de trazado. Más que aprobada la decisión de dotar al Gol con esta caja.


INTERIOR

Adentro casi nada ha cambiado… es el Gol de siempre, con un panel funcional y de buen aspecto a pesar de la sencillez de los materiales. Lo mejor del conjunto es el sistema multimedia, que casi nada le envidia al de los VW más caros.

Tiene una generosa pantalla de buena respuesta táctil que incluye el “App-Connect” con Android Auto, Aple Carplay y Mirror Link, y como en casi todos los modelos de la marca. Y además de USB, tiene slot para tarjetas SD (miles de horas de música), sin dejar de mencionar al “dock station”, que es un práctico soporte para el teléfono.

Buena nota para el volante, de diámetro justo, buen tacto y comandos en los rayos principales. Además, me sorprendí con la doble regulación –altura y profundidad– ya que el último Gol que tuve no tenía. Termina redondeando quizá la mejor posición de manejo del segmento.

El tablero tampoco cambió y eso es bueno porque sigue teniendo dos cuadrantes grandes para velocímetro y cuentavueltas además de un generoso display al centro, que es monocromático pero bien legible y completo.

Teniendo en cuenta que no es de esas carrocerías nuevas tipo “high roof”, el espacio trasero es digno, incluso para la cabeza. Eso sí, es angosto: un quinto pasajero no viajará para nada cómodo. Tampoco tiene el baúl más generoso, con 285 litros y un auxilio convencional pero de diferente medida.

En cuanto al equipamiento, está justito, sin regalar nada pero con lo más importante. Nada de techo solar, climatizador automático ni otras sofisticaciones (ver listado adjunto).

Ah… un detalle: el portón no tiene botón o manija de apertura. Se puede abrir con cerradura o usando el comando remoto de la llave. Pero si ésta está en el tambor de arranque porque tenemos el auto en marcha, habrá que parar el motor para abrir y acceder al baúl. Insoportable. Debería tener un comando interno.


PRESTACIONES

Cuando el piso está mojado o la adherencia es baja, lo perjudica la falta de control de estabilidad

Este motor de 16 válvulas no sólo rinde mejor que el de 8 por los 9 caballos plus, que tampoco son tantos. Tiene más contundencia en baja y se defiende mejor en alta. Esas cualidades se reflejan en las prestaciones, beneficiadas también por un escalonamiento más corto de la caja de sexta (la manual del 8v es de quinta).

Y no tanto en las aceleraciones, porque los 11,3 segundos obtenidos en la prueba de 0 a 100 km/h (un segundo más rápido que el Polo con este motor) son el mismo tiempo que marca el Gol 8v con caja manual, pero haciendo una salida a fondo a costa del embrague.

En la automática –que de por sí “come” algo de fuerza– eso es imposible: las “arrancadas” son suaves, no patinan las ruedas; la potencia se aplica suavemente al piso. La ganancia se da en el manejo diario, urbano, donde se lo nota más ágil, con mejores recuperaciones de velocidad y mayor predisposición a trabajar a regímenes bajos, favoreciendo el consumo. Lo importante, sin embargo, es que se lo nota más ágil en el manejo urbano, que es donde mayormente se usa el auto.

En materia de consumos, se obtuvieron los registros que más o menos imaginábamos. No es el más económico pero tampoco es una draga. Los mejores números se obtienen en ruta ya que la sexta baja bastante el régimen del motor, de 2.200 rpm a 100 km/h reales (105 de tablero). A esa velocidad necesita 6 litros de nafta súper cada 100 km.

Sólo resta comentar que este motor de 16 válvulas tuvo problemas con el consumo de aceite en algunas series de Suran y Fox, pero según VW ese inconveniente está solucionado hace rato. Esperemos…


COMPORTAMIENTO

La dinámica no cambia respecto de otros Gol. Y si se lo compara con los autos más accesibles del mercado, está entre los de mejor dinámica, con una marcha estable en ruta y agilidad en curvas.

En lugar de llantas de 16 pulgadas como en las antiguas versiones Highline, las de este Comfortline son de 15, con un caucho más amable en calles y empedrados de la ciudad. Por eso el andar es bueno, algo importante en un auto de uso preponderantemente urbano. Lo único cuestionable es la dirección un poco pesada en maniobras de estacionamiento o a baja velocidad. Merecería mayor asistencia.


SEGURIDAD

En lo subjetivo, el Gol es un auto que se disfruta al volante a pesar de su antigüedad. En lo objetivo, sin ESP está entre los modelos más inseguros de este segmento. Etios y Ka, por ejemplo, ya tienen el dispositivo en todas las versiones, y con mejor resultado en pruebas de choque en ambos casos.

Sorprendieron un poco los frenos, con distancias realmente cortas para su esquema básico de discos delanteros y tambores traseros. Además, tiene un tacto del pedal muy agradable y frena derecho, con un ABS que funciona sólo cuando es necesario.


PRECIO COMPETENCIA

La lista oficial de Volkswagen indica 945.000 pesos para este Gol. En realidad es el precio que tenía previo a las elecciones y la última “escapadita” del dólar, que tarde o temprano impactará en los valores oficiales. Tiempo atrás nadie creería que un auto de este segmento rondaría el millón de pesos pero acá estamos…

Comparado con el Comfortline manual, este automático cuesta 115 mil pesos más. Una diferencia demasiado alta aunque en la ecuación metamos la caja automática y el motor de 16 válvulas, que tampoco es una pieza ultramoderna ni eficiente.

Si la comparación se hace con algunos rivales, notaremos que el Toyota Etios full XLS con caja automática (de cuatro marchas) es más barato: $ 878.000 (67 mil pesos más). El Chevrolet Onix, en cambio, es más caro, a $ 1.045.000. Un Ka SE (intermedio) automático –más moderno y con ESP como el Etios– queda cerca, a $983.000.

Claro que estos precios son valores de lista que pueden diferir a la hora de sentarse con un vendedor en el concesionario, al menos en VW, donde se sabe que se aplican descuentos por este modelo en compras al contado o con financiación “alternativa”.

Con o sin descuento, la versión automática del “Golcito” no es barata. Pero qué bien le sentó esta caja. Técnicamente es el mejor Gol de esta última generación. Y más práctico para el uso de todos los días. A poco de su jubilación (y reemplazo), a este veterano líder del Mercosur mucho más no se le puede pedir. Y como siempre, en términos de mercado y reventa, siempre es un cheque al portador…

*Mirá todas las fotos en la galería


Lo Bueno

Caja eficiente
Rediseño agradable
Posición de manejo
Solidez general
Equilibrio dinámico

Lo Malo

Sin ESP
Dirección algo pesada
Quinta plaza
Apertura baúl
Precio elevado


FICHA TECNICA

Motor
Naftero, 4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.598 cm3
Alimentación: nafta
Potencia: 110 CV a 5.750 rpm
Torque: 155 Nm a 4.000 rpm

Transimisión
Caja: automática de seis marchas
Tracción: delantera
Frenos: discos ventilado/tambores

Tren de rodaje
Suspensiones: McPherson/Interdependiente
Dirección: Con asistencia hidráulica
Neumáticos: 195/55 x 15″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 3,897/1,656/1,464 m
Peso: S/D
Baúl: 285 litros
Tanque: 55 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Aire acondicionado
Cierre centralizado de puertas y portón
Espejos eléctricos
Llantas de aleación
Pantalla táctil de 8″
Rueda de auxilio temporal
Sensor de estacionamiento trasero
Volante regulable en altura y distancia

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales
Apoyacabezas (5)
Cinturones inerciales (4)
Faros antiniebla delanteros
Isofix

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 11,3 s
0-400 metros: 17,8 s
0-1000 metros: 33,5 s

Recuperaciones
80-120 km/h en D: 5,2 s

Frenada
100-0 km/h: 40,3 m
140-0 km/h: 82,4 m

Consumos
100 km/h: 5,9 l/100 km
130 km/h: 7,7 l/100 km
Urbano: 9,8 l/100 km

2 comentarios

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

2 Comentarios

  • Florencio
    2 noviembre, 2019, 9:34 am

    Excelente análisis, como todos los tuyos.
    Felicitaciones !

    RESPONDER
  • Santiago
    15 noviembre, 2019, 12:40 pm

    Tus notas son de lo mejor Matías. Mi abuelo tenía un gol 92 cuando yo era chico. Y puteaba porque tenía que apagar el motor y sacar la llave para poder abrir el baúl. 27 años después siguen con el mismo problema!!!

    RESPONDER